De la Ingeniería Civil pasó a diseñar propósitos de vida

0
64
Clarice Farina, venezolana en Estados Unidos.

La protagonista de esta historia tenía una constructora en Venezuela y ejerció su profesión de Ingeniería Civil por 16 años, pero al emigrar cambió por completo. Desde Houston nos cuenta sobre ella y lo que hace cada día para ofrecer herramientas a quienes deseen descubrir su propósito de vida y más. #MiVuelo les presenta a Clarice Farina.

Llegó a los Estados Unidos el 26 de agosto de 2016 con su familia. En la ciudad de Valencia edo. Carabobo, tenía su propia empresa constructora donde se desempeñaba como toda una profesional de la ingeniería civil. Clarice escogió los Estados Unidos como segundo hogar por ser un país que le brindaría oportunidades de estudio a sus hijos y trabajo para ella. También dijo “creo que por una razón energética fui guiada a cerrar el ciclo migratorio de mis abuelos cuyo barco debió atracarlo en Usa y se desvió a Venezuela”.

Clarice junto a sus hijos.

Clarice igual que muchos inmigrantes ha enfrentado cambios para poder adaptarse. Asegura que lo más difícil ha sido el racismo de otros latinos, incluso de venezolanos que migraron hace muchos años y por “status” de petroleros o de ciudadanos, residentes, tratan de una manera peyorativa a otros. Aunque el camino no ha sido fácil, hoy Clarice tiene muy claro sus objetivos y metas. Ella conoce su propósito de vida y ayuda a otros a conseguirlo.  

Al llegar a los Estados Unidos, trabajó en terapias holísticas que ya había estudiado en Venezuela. Actualmente se dedica al área de crecimiento personal, dicta talleres, conferencias, cursos digitales, tiene su Academia de Coaching y realizó el lanzamiento de su libro “Descubre tu propósito a través de la numerología”.

Clarice ha avanzado en muchos de sus objetivos, ha sido un trabajo de hormiguita, dijo “logré emprender comenzando con sesiones personales tanto de coaching como de terapias y luego asistí a muchos networkings, programas de radio y TV, logrando que las personas me conocieran y así poder ofrecer mis servicios. Luego he dictado conferencias, he realizado varios cursos digitales y actualmente estoy trabajando en mi academia”.

Esta venezolana que extraña mucho a su madre, hermana y sobrino, también su casa, sus cocinas y las montañas de San Diego, envió un mensaje para muchos inmigrantes. Expresó, “la mejor inversión que pueden hacer es en ellos mismos, invertir en educación, formación, en buscar su Propósito de Vida”.

Gracias por permitirnos contar tu historia a través de estas líneas.

Me despido hasta la próxima historia.

Adriana Henríquez

@migrantesenvuelo