Rate this post

Washington – Estados Unidos.- Confusión. Esa es la palabra que describe la eliminación, el 9 de septiembre, del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para los ciudadanos de El Salvador en Estados Unidos, pero que por una apelación se mantiene vigente hasta enero de 2020.

El TPS permite a los extranjeros amparados con este estatus trabajar legalmente en Estados Unidos.

Por orden de la Administración Trump la protección que tenían unos 200 mil salvadoreños quedó eliminada, pero eso no significa que no estén amparados debido a que una corte decidió en octubre pasado que los permisos quedarían vigentes hasta el 2 de enero.

“Los empleadores bajo la ley tienen que aceptar la tarjeta de trabajo vencida con una copia de registro federal que anuncia la extensión automática”, explicó Jessica Bansal, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) del sur de California.

Bansal dijo que si en noviembre la corte no ha decido habrá una extensión automática de los permisos de trabajo por nueve meses.

Incluso, en caso de que el gobierno de Donald Trump gane la apelación, todavía tendría que esperar seis meses, agregó.

La abogada de la ACLU dijo que en el supuesto de que la decisión de la corte no sea favorable para los inmigrantes, el proceso judicial puede continuar con más apelaciones.

Migrantes de Haití, Nicaragua y Sudán también gozan de la extensión del TPS hasta el 2 de enero de 2020.