Rate this post

Ciudad de México – México.- El mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, no haya qué hacer para deshacerse del avión presidencial y su más reciente planteamiento de rifarlo generó una lluvia reacciones en el país por considerar la propuesta como una broma.

López Obrador considera el Boeing 787 Dreamliner como un símbolo de exceso y se ha negado a utilizarlo. Desde que asumió la presidencia, el 1 de diciembre de 2018, ha viajado en vuelos comerciales.

El avión que ha estado este tiempo en venta sigue bajo propiedad del Estado, pero el presidente no pierde la esperanza de salir de la aeronave y conseguir un retorno en beneficios para el país.

Su más reciente planteamiento contemplaba varias propuestas, una de ellas la rifa.

“Serían seis millones de números, de cachitos, para que se entienda, a 500 pesos (unos 25 dólares), son 3.000 millones”, indicó el mandatario.

La propuesta hizo que en redes sociales se posicionara la etiqueta #NoEsBroma, en la que usuarios ironizaron sobre las posibilidades de ganar esta “lotería” y sobre lo que harían en caso de ganar el avión. Otras personas consideraron poco serio el planteamiento de la rifa.

“Estamos hablando de opciones, yo estoy transmitiendo información, la gente va a decidir qué es lo mejor o qué resulta”, dijo López Obrador.

El presidente también planteó entregar el avión a Estados Unidos a cambio de equipos médicos, ofrecerlo a un grupo de empresarios y alquilarlo a través de la Fuerza Aérea.

El avión fue comprado por 218 millones de dólares durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) y ahora tiene un valor estimado de 120 millones de dólares.