Rate this post

Agua Caliente-Estados Unidos.-Un grupo numeroso de la nueva caravana de hondureños que busca llegar a Estados Unidos rompió este jueves por la tarde un cerco policial en un puesto fronterizo en Agua Caliente, en Guatemala, y corrieron para seguir su avance.

«Aquí vamos para adelante, para el sueño americano», dijo Kelvin Ramos a la agencia AFP ya desde la Casa del Migrante en el poblado de Esquipulas, un poblado fronterizo con Honduras.

En esta ocasión, cuenta la AFP, los migrantes pusieron al frente la bandera de su país y avanzaron sin mayores altercados con la policía, como los han tenido otras caravanas, que se había apostado en la zona para prevenir, sin éxito, el paso de la caravana.

El siguiente destino de la movilización es México, un país que, según el nuevo presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, «utilizará todo lo que esté en sus manos» para evitar el paso de los migrantes.

Ya desde el mismo miércoles, otro grupo de unas 400 personas, entre hombres, mujeres y niños, logró pasar también la frontera a Guatemala por Corinto rompiendo el cerco de policías que les impedían el paso.

La nueva caravana de hondureños arrancó el miércoles en la madrugada desde San Pedro Sula. Como en las anteriores, quienes se sumaron iban huyendo de la pobreza, la falta de empleo, la crisis política y la violencia que generan las pandillas y los narcotraficantes en su país. Es una entre varios grupos que han salido de Honduras desde 2018, juntos, como una forma de protección ante el acecho de los delincuentes.

En aquella ocasión, en el camino se fueron uniendo salvadoreños, guatemaltecos y mexicanos a la caminata. La experiencia siguió repitiéndose y desató la ira del presidente Donald Trump, que comenzó a presionar a los países centroamericanos a convertirse en ‘tercer país seguro’ para recibir a migrantes de estas movilizaciones y tomó decisiones por decreto para intentar desalentar la migración en masa que venía a Estados Unidos.