Rate this post

Wuhan – China.- Las autoridades de China trabajan contrarreloj para frenar el avance de un nuevo coronavirus que ha dejado seis muertos en el país y que tiene su origen en la ciudad central de Wuhan.

Los primeros indicios llevan a que el coronavirus se transmite de animales a humanos, pero no se descarta también que se transfiera de persona a persona.

En todo el país hay 291 casos confirmados. Wuhan tiene la gran mayoría (270), le sigue Guangdong (14), Beijing (5), y Shanghai (2). Pero también se reportaron casos más de las fronteras en Japón, Tailandia y Corea del Sur.

Según las agencias de salud locales los pacientes experimentan fiebre, tos, dificultadad para respirar, neumonía y dolor en los músculos.

En China existe temor de que las autoridades no hayan tomado a tiempo las medidas de prevención para evitar la propagación del coronavirus tras su aparición por primera vez en diciembre.

Ahora hay un amplio despliegue para frenar su avance. La celebración del Año Nuevo lunar, que provoca una de las mayores migraciones del planeta, ha sido suspendida.

En aeropuertos y estaciones de trenes han intensificado el control de temperatura de los viajeros e incluso se hizo viral un video en el que personal médico vestido con equipos de protección revisa, uno a uno, a los pasajeros para determinar si tienen fiebre.

En Estados Unidos los aeropuertos con conexiones con Wuhan han aumentado los controles.

“La vida y salud de las personas deben tener la máxima prioridad y la propagación del brote debe ser resuelta”, pidió el presidente del país, Xi Jinping,