Rate this post

California – Estados Unidos.- Los rumores sobre la salud de Ozzy Osbourne que se han presentado durante los últimos meses, finalmente fueron cortados por el propio príncipe de las tinieblas, quien sorprendió a todos con una dura confesión, tiene mal de Parkinson.

Osbourne también dio a conocer que producto de una cirugía que se realizó el año pasado sufre también de fuertes dolores en los nervios. En febrero de 2019, sufrió una caída en el baño de su casa que lesionó gravemente su cuello y por la que fue operado.

«Fue el peor, más largo, más doloroso y miserable año de mi vida», dijo el legendario exvocalista de Black Sabbath.

Con 71 años de edad, Osbourne explicó que desde ahora y de por vida, tendrá que vivir medicado y que por la intervención quirúrgica a la que fue sometido, tiene problemas en las extremidades.

«Recuerdo estar tirado allí pensando: ‘bueno, ya está'», relató.

Tras el diagnostico de Parkinson, Osbourne ha podido visitar diferentes médicos, aseguró que se siente afortunado por ello.
«No soy bueno con los secretos (…) Ocultar algo así es difícil. Nunca te sientes bien, te sientes culpable», dijo el vocalista al momento de revelar sus problemas de salud.

Desde abril pasado y debido a sus complicaciones de salud, el músico tuvo que suspender sus actuaciones.

«Me cuesta esperar a estar lo suficientemente bien como para volver al ruedo, eso es lo que me está matando», confesó.

A finales de la década del 60, Osbourne fundó Black Sabbath y permaneció en esa banda hasta la década del 80 para iniciar su carrera como solista.

También es conocido como «El padrino del heavy metal» y tiene su espacio en el Salón de la Fama del Rock And Roll.