Rate this post

Ciudad de Guatemala – Guatemala.- Guatemala no tiene capacidad para albergar migrantes “ajenos”, así de claro fue el presidente electo, Alejandro Giammanttei, quien está convencido que no la nación no califica como “tercer país seguro”.

En entrevista a AP, Giammanttei habló sobre el polémico acuerdo firmado en julio entre los gobiernos de Estados Unidos y Guatemala que implica que los migrantes que lleguen a Guatemala en su camino hacia Estados Unidos soliciten asilo en este país y no en la frontera estadounidense.

El convenio ha sido muy criticado en Guatemala debido a que no contó con el aval del Congreso y a la situación del país centroamericano aquejado por violencia de pandillas, desempleo, pobreza, entre otros problemas.

Recibir extranjeros, en su mayoría de El Salvador y Honduras, que van de paso, pero que por el acuerdo se quedarían en Guatemala  acrecentaría las ya precarias condiciones que existen ese país, indican expertos.

Giammanttei, que tomará posesión en enero de 2020, insiste en que para ser un país seguro primero debe ser calificado como tal por un organismo internacional. “Yo no creo que Guatemala, en la calificación, pueda llenar los requisitos, no cabemos en esa definición”.

Para el médico de 63 años, lo más recomendable es que ambos gobiernos analicen el acuerdo, que a su parecer no cumple con lo establecido en la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, y consideró apropiado que su fututo equipo de la Cancillería pueda participar en las reuniones.

El presidente electo ha asegurado que en su gestión el tema de la migración será una prioridad e incluso creará un viceministerio encargado en esos asuntos que funcionará en Washington, porque hay que atender a los guatemaltecos que viven en Estados Unidos. “Al final esa gente nos está manteniendo” con el envío de remesas.

El acuerdo migratorio ha sido frenado momentáneamente por un juez de Estados Unidos. Griammattei espera por el curso legal para saber si se podrá implementar. De lo que sí está convencido es que los congresos de ambos países deben avalarlo.