Todo está consumado

8

Cuando antes de la iniciación en buscaba la reelección presidencial ponía en duda el las elecciones presidenciales de los sistema electoral de las Elecciones 2020, aduciendo Estados Unidos de América, se daban fraude, sin evidencias de pruebas, finalizaba su cálculos de presunción electoral, a que descontento y obsesión interponiendo recursos ante el presidente Donald Trump, tenía la Suprema Corte de Justicia, que en algunos casos más probabilidades de ganar su reelección el 3 de fueron rechazados. La otra imagen política del que noviembre 2020, dada la maquinaria que como gobierno tenía el presidente y, conforme a que la votación anticipada presencial y por correo, comenzó a sentirse el pulso de los votantes, que a quien terminaba de favorecer era al binomio del ex- vicepresidente Joe Biden con Kamala Harris y por supuesto, así más tarde fue lo que sucedió, el pueblo los eligió como sus mandatarios. Lo importante de esta votación anticipada que favoreció a Biden, tuvo un componente analítico, porque fue más seguro y fácil emitir el voto por correo que ir a los centros de votación del país, para evitar el contagio del COVID-19; especialmente para adultos mayores que buscaron la comodidad y seguridad para votar; que como se debía suponer, ya los ciudadanos anticipadamente habían tomado la decisión en un alto porcentaje por quienes iban a votar.

Disputan la presidencia
Este proceso electoral, ha tenido, como nunca antes, mayores inconsistencias que los que tuvieron los candidatos en el año 2000, cuando se disputaban la presidencia y la Casa Blanca George W. Bush (hijo) y Al Gore, a diferencia que el exvicepresidente Gore no demostró férrea conducta de obsesión por el poder ante la victoria del republicano Bush, contrario a estas Elecciones 2020 en las que ha actuado Trump, por empeñarse a su controversial y obsesionada reelección. Hoy, sin posibilidades de continuar en la Casa Blanca.
El sistema electoral estadounidense, que de paso no es perfecto, deja sin embargo, abierto el derecho a que en la mayoría de los estados de la Unión Americana, decida cuál es el orden por el cual se va a iniciar el proceso de conteo y, por consecuencia la mayoría de los estados procesó el voto llegado por correo, no lo contó y solo lo procesó durante o antes de la elección, que significa recibir y verificar que ese correo es legítimo y después lo ponen en la máquina para contarlo.
Todo ese proceso toma tiempo; porque además, hay que abrir el voto, confirmar que esa persona que votó está registrada. Que su firma compagine con la firma que está en el “file”. Este mecanismo de manejar el voto por correo requiere de experiencia y ahí precisamente está la falla en el manejo del conteo de votos para hacerlo más rápido, más no en el sistema electoral democrático, en donde nadie puede ponerlo en duda. Seguramente, la falla mayor estaría en que no hay al momento una autoridad federal para que ponga los estándares y los protocolos uniformes en todo el país, que le permita a cada estado presentar resultados de votación sino que cada estado tiene sus propias reglas y sus leyes, lo que permite que los resultados de elecciones sean confusos y lentos.
La diferencia de los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos para ocupar la Casa Blanca, fue muy notoria en cada uno de ellos. Mientras el que buscaba su primera elección presidencial, llamaba al pueblo estadounidense a mantener paciencia y calma por los resultados, que le daban como primero en las encuestas con mayoría obtenida en la información para alcanzar los 270 votos del Colegio Electoral. Seguramente, su mensaje conciliador y respetando la voluntad del pueblo en los resultados de esta elección, no lo decidía él sino el pueblo americano. Eso demostraba Joseph R. Biden, que su meta era unir al país para encontrar soluciones en estos momentos difíciles de pandemia, economía, trabajo y los problemas de racismo que han aumentado y se vive en los Estados Unidos de América.
En el proceso electoral, el derrotado presidente Trump, ha recurrido a Tribunales de Justicia con su derecho de apelar por los resultados de la votación, pero sin pruebas, aduciendo fraude en las elecciones, pero sin evidencia de PRUEBAS que hayan sostenido en el momento de denunciarse el o los hechos para supuestamente probarlos; pero olvidando que la votación al presidente electo Biden sobrepasa los 75 millones del voto popular.
El desafío más importante del presidente electo Biden, será primeramente el de unir a un país sumamente dividido; el darle más atención al país por el COVID-19. Recuperar millones de puestos de trabajo perdidos. Reconstruir la economía y, el de cumplir las promesas que hizo en su campaña a los hispanos/latinos, durante sus primeros 100 días de gobierno. Legalizar a más de los 11 millones de indocumentados. Darle ciudadanía a los soñadores (dreamers), dejando todos los problemas legales existentes que los vuelva a legalizar y proteger para un camino a la ciudadanía. El TPS para los cientos de miles de venezolanos que se encuentran en territorio estadounidense. Estas tres promesas, son un desafío del presidente electo Biden que debe cumplir cuando asuma el mandato desde la Casa Blanca desde el 20 de enero 2021.

Hora de cambiar
Las elecciones presidenciales 2020, dejan un clarísimo mensaje de los estadounidenses al nuevo inquilino de la Casa Blanca:”que es la hora de cambiar y es el tiempo de cambiar”;considerando primero que hay que hablar de unidad y no de polarización, porque eso no construye”(palabras del presidente electo Biden),a las que nos sumamos. Al lado del presidente electo Joseph R.Biden está una mujer hija de inmigrantes y con una hoja de vida política que hoy hace historia en los EE.UU.,al ser electa vicepresidente como la primera mujer negra hija de inmigrantes. Lo demás, la historia lo dirá y nosotros también, que juntos a nuestras futuras generaciones seguiremos siendo testigos de ella, pero en este momento histórico de las Elecciones 2020, todo está consumado…; a excepción de la investigación por los impuestos que no ha declarado al IRS el presidente Trump durante muchos años.