Rate this post

Reino Unido.-La reina Isabel II, enfrentada a la renuncia de dos de los miembros más jóvenes y populares de la realeza británica, acordó el lunes 13-E establecer un «periodo de transición» para que Enrique y Meghan abandonen sus funciones reales como desean.

«Hubiéramos preferido que siguieran trabajando como miembros de la familia real a tiempo completo», afirmó la monarca, de 93 años, al término de una reunión de crisis en su residencia de Sandringham, en el este del país.

Pero, «respetamos y comprendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia, sin dejar de ser una parte valiosa de mi familia», agregó en un comunicado de acuerdo a AFP.

En la reunión estuvieron presentes la reina, su hijo Carlos –heredero al trono– y los hijos de éste, Guillermo y Enrique. Meghan participaría por teléfono tras haberse marchado la semana pasada a Canadá donde está con su hijo Archie, de ocho meses.

Conmocionando al país y sorprendiendo a la familia real, con la que no habían consultado, Enrique de 35 años y Meghan de 38, duques de Sussex, anunciaron la semana pasada que abandonaban sus funciones como miembros de primer plano de la realeza, pese a no renunciar a sus títulos nobiliarios y seguir «apoyando a la reina», pudiéndola representar si necesario en actos oficiales o el extranjero.

Explicaron que saldrían del sistema oficial de cobertura mediática, dividirían su tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica y buscarían una poco clara «independencia financiera».