Rate this post

Washington – Estados Unidos.- Con el objetivo de contener los estragos económicos y de la crisis en general que derivan de la pandemia del coronavirus, el Gobierno de Donald Trump y lideres del Senado han decidido aprobar un importante paquete de estímulo por 2 billones de dólares. El paquete representa el mayor de la historia de Estados Unidos y contempla entre otras cosas, pagos directos, beneficios para desempleados y ayudas a empresas.

El acuerdo, que al menos una vez y desde hace mucho tiempo, ha logrado que Republicanos en la Casa Blanca y Demócratas en el Senado tomasen una decisión en conjunto, se estableció la madrugada de este miércoles y tras cinco días de intensas negociaciones.

Actualmente, Estados Unidos atraviesa una difícil situación con respecto al Covid-19, la cifra de muertos que ya superan los 800 sigue aumentado cada día, el número de contagios tampoco se detiene y son más de 55.000 contagiados en el país. Actualmente uno de cada tres estadounidense está llamado a quedarse en casa, las escuelas permanecen cerrados, al igual que los negocios que no sean de artículos de primera necesidad; la peor situación se vive en Nueva York, donde la cuarentena es obligatoria y ya más de 26mil personas dieron positivo al virus.

El Gobierno y el Senado se mantendrán de manera constante buscando evitar una debacle económica y social en el país. La aprobación del acuerdo durante la madrugada, al menos ha permitido que hoy los mercados reaccionaron al alza.

A juicio del jefe de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, el coronavirus representa la mayor amenaza del siglo.

“La amenaza más seria para la salud de los estadounidenses en un siglo y probablemente el mayor riesgo para el empleo y la prosperidad de EE UU desde la Gran Depresión», dijo McConnell durante la negociación.

El primer conjunto de medidas anunciado por Donald Trump suponía movilizar un billón de dólares, sin embargo, lo acordado roza los dos billones. El proyecto de ley definitivo, según los demócratas, ayudará a compensar aún más a los trabajadores, empresas y la economía nacional.

Tras el acuerdo entre el Gobierno y el Senado, deberá ratificar el plan de rescate la Cámara de Representantes.