Rate this post

Pyongyang – Corea del Norte.- Por segunda vez en una semana Corea del Norte realizó una prueba en su base de lanzamiento de satélites Sohae, que calificó como “crucial”, en un claro desafío a la comunidad internacional en momentos en que las negociaciones nucleares con Estados Unidos están estancadas.

No está claro que tipo de prueba hizo Pyongyang en el centro de lanzamientos, pero Ankit Panda, experto en Corea del Norte de la Federación de Científicos de EE.UU., dijo a la BBC que podría tratarse de una prueba subterránea de un motor para un misil balístico.

Este “éxito de investigación”, dijo un portavoz de la Academia Nacional de Ciencias de Defensa, citado por la agencia oficial de noticias KCNA, servirá para “reforzar el fiable sistema de disuasión nuclear” del país asiático.

La negociaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte no han avanzado pese a reuniones históricas de los líderes de ambos países.

El dirigente norcoreano, Kim Jong Un, reclama una flexibilización de las sanciones para que continúen las negociaciones, pero el presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho que por ningún motivo levantará estas medidas.

El régimen asiático amenazó a Estados Unidos con “un regalo de Navidad” si no había un cambio de rumbo en las negociaciones nucleares.

Esta semana Pyongyang hizo una prueba de la que se desconocen mayores detalles, pero analistas estiman que podría haber sido similar a la confirmada este sábado.

Estados Unidos también ejecutó un ensayo el jueves pasado con un misil balístico de mediano alcance sobre el océano Pacífico, el cual hubiese sido prohibido según el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio, del que Washington se retiró a comienzos de año.