sábado, junio 15, 2024

Programa secreto de vigilancia de viajeros en EEUU

Si eres de los que se pone nervioso al tener que volar, sudas profusamente y usas el baño varias veces antes de abordar un vuelo, es posible que hayas sido vigilado bajo un programa secreto de los alguaciles aéreos de Estados Unidos.

La Autoridad de Seguridad del Transporte (TSA) confirmó la existencia del programa de vigilancia nacional “Quiet Skies” (Cielos tranquilos), que se dedica a detectar comportamientos sospechosos en los viajeros desde 2010. La confirmación se produjo tras un informe del diario Boston Globe que señaló que hubo críticas al plan dentro de la agencia.

Los pasajeros pueden atraer una atención especial debido a sus antecedentes de viaje, o por su comportamiento como sudar, visitar el baño mucho, dormir, mirar alrededor de manera errática o tener una «mirada fría y penetrante», según el reporte.

«No somos diferentes al policía de la esquina que se coloca allí porque hay una mayor posibilidad de que algo suceda», dijo el portavoz de la TSA, James Gregory, al diario The Washington Post. «Cuando estás en un tubo a 30,000 pies … tiene sentido poner a alguien allí».

Gregory afirmó que lo que se realiza bajo el programa Quiet Skies no es vigilancia, porque nadie sigue a los individuos fuera del aeropuerto o escucha sus llamadas. La TSA no ha dicho si el programa ha tenido éxito en detener cualquier amenaza terrorista.

La TSA se negó a proporcionar información completa sobre cómo se seleccionan los individuos para Quiet Skies y cómo funciona el programa.

Según la TSA, el programa utiliza registros de viaje y otra información para identificar a los pasajeros que estarán sujetos a controles adicionales en los aeropuertos y a ser observados en vuelo por los alguaciles aéreos.

En la observación durante el vuelo de personas que están identificadas como pasajeros de Quiet Skies, los alguaciles siguen un listado de asunto: ¿Durmió durante el vuelo? ¿Usó un teléfono celular? ¿Miró alrededor erráticamente?

«Si esa persona hace todas esas cosas, y el avión aterriza de forma segura y avanza, se notará el comportamiento, pero no se acercará ni se detendrá», dijo Gregory, quien señaló que el programa es «una línea adicional de defensa para la seguridad de la aviación».

Se negó a decir si el programa resultó en arrestos o interrupción de cualquier complot criminal.

Hugh Handeyside, abogado principal del Proyecto de Seguridad Nacional de la Unión de Libertades Civiles de los Estados Unidos (ACLU), solicitó a la TSA que brinde más información sobre el programa a los pasajeros.

«Tal vigilancia no solo no tiene sentido, es un gran desperdicio de dinero de los contribuyentes y plantea una serie de cuestiones constitucionales», dijo. «Estas preocupaciones y la necesidad de transparencia son aún más agudas debido al historial de TSA de utilizar técnicas no confiables y no científicas para detectar y controlar a los viajeros que no han hecho nada malo», agregó.

La TSA, que se creó poco después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, supervisa en promedio más de 2 millones de pasajeros por día en Estados Unidos.

Artículos Relacionados

118,192FansMe gusta
10,000SeguidoresSeguir
1,000SeguidoresSeguir
16,300SeguidoresSeguir
775SeguidoresSeguir
7,930SuscriptoresSuscribirte
0
0
0
0