sábado, junio 15, 2024

Autobús lleva al abandono a migrantes devueltos de EE.UU

Monterrey – México.- Docenas de personas oriundas de varios países de Centroamérica y quienes fueron devueltos de Estados Unidos tras intentar cruzar la frontera, llegaron de noche y en  autobús al terminal de Monterrey. Familias enteras conformadas por hombres, mujeres y niños se bajaron del transporte que los trasladaba. Con miedo y la interrogante de qué hacer, fueron abandonados.

Con la esperanza  de al menos llegar a un albergue para vivir mientras buscaban trabajo y escuela para sus hijos, se dieron cuenta que estaban completamente abandonados, que no había ayuda, protección ni albergue, solo una calle llena de clubs y cabarets con carteles en busca de bailarinas.

En las ultimas semanas en dos terminales de Monterrey la situación se repitió varias veces, según expertos alrededor de 450 centroamericanos fueron  abandonados tras ser devueltos desde Texas.

Desde enero, México ha recibido a unos 20.000 solicitantes de asilo en Estados Unidos para que esperen allí la resolución de su caso, pero no se conocían traslados de este tipo hasta este mes, cuando comenzaron las devoluciones y los abandonos.

Pese a que el abandono de los migrantes fue presenciado por periodistas que se encontraban en el lugar, las autoridades migratorias no responden sobre el caso, la única información que han suministrado estuvo a cargo del Instituto Nacional de Migración (INM), que en dos párrafos señaló su colaboración con las autoridades consulares y  los tres niveles de gobierno para atender a los retornados.

La semana pasada, Maximiliano Reyes, subsecretario de Relaciones Exteriores, reconoció que los migrantes estaban siendo trasladados desde Nuevo Laredo y dijo que era por su seguridad, aunque no ofreció detalles del abandono en Monterrey.

“Está claro que es muy importante sacar a la gente de las ciudades fronterizas que son muy peligrosas”, dijo Maureen Meyer, experta en migración de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) “Pero al meterlos en un autobús y llevarlos a otro lugar sin explicares qué les espera, sin tener nada preparado para recibirles y ayudarles, el gobierno mexicano les está exponiendo a mayores riesgos”.

Ninguno de los migrantes  fue obligado a abordar los autobuses, aunque a decir verdad tampoco parecía existir otra alternativa. Nunca imaginaron que al llegar al estado de Nuevo León, cuya capital es Monterrey, se quedarían más desamparados de lo que ya estaban y en una ciudad desconocida donde los albergues para migrantes están a tope.

Unos pedían consejo a los conductores sobre dónde ir o cómo regresar a sus países, otros intentaban llamar a algún familiar para que les enviara dinero o a sus “coyotes” para intentar volver a cruzar.

“Nos han dejado aquí tirados para perdernos”, lamentó Jazmín Desir,  quien junto a su marido y cuatro hijos duerme en el suelo de la terminal. Ahora espera que su familia en Honduras les envíe dinero para poder regresar.

Críticos aseguran que Trump convirtió a México en su patio trasero, donde expulsa a migrantes a su antojo.

“Lo que quiere Estados Unidos es deshacerse de los centroamericanos de manera legal y lo hace dándoles esos documentos”, dijo Aarón Méndez, director del albergue Amar, en Nuevo Laredo.

 

 

Artículos Relacionados

118,192FansMe gusta
10,000SeguidoresSeguir
1,000SeguidoresSeguir
16,300SeguidoresSeguir
775SeguidoresSeguir
7,930SuscriptoresSuscribirte
0
0
0
0