Detenidos de ICE en huelga de hambre por COVID-19

0
35

Estados Unidos.- Más de 300 indocumentados de un centro de detención en Georgia se declararon en huelga de hambre para protestar por su “prolongada e inhumana” retención y a pesar de la amenaza del coronavirus, denunciaron este jueves organizaciones de activistas a favor de los inmigrantes.

En una conferencia virtual, miembros de los grupos de activistas dieron a conocer que unos 350 inmigrantes del centro de detención de Stewart participan de la huelga, a través de la cual reclaman que las autoridades no tomen precauciones y actúen en concordancia con la pandemia del coronavirus, que en Georgia ya ha matado a 48 personas, reseña La EFE.

Miembros de la Alianza Latina pro Derechos Humanos de Georgia (GLAHR), Project South, Georgia Detention Watch, Mijente y Siembra NC dijeron que la situación dentro de las instalaciones es “preocupante” y existe un ambiente de pánico entre los detenidos.

“Un brote de COVID-19 definitivamente se propagará como un incendio, por eso estamos demandando que cierren Stewart y liberen a todos. Dejen salir a la gente, permitan que ellos tengan la oportunidad de combatir esta epidemia en sus propios términos”, dijo Kimberly Bollo Aponte, de GLAHR.

La activista sostuvo que el centro de detención, que alberga a unos 2,000 indocumentados, carece de las condiciones sanitarias adecuadas para prevenir el contagio del virus: “Cuando alguien se enferma usualmente toma algunos días para que alguien te vea y cualquier cosa puede pasar en ese tiempo”.

El Centro de Detención de Stewart se encuentra en Lumpkin, en el centro de Georgia y a unas 50 millas del Condado de Dougherty, donde se ha registrado uno de los mayores brotes del virus en el estado, donde se han registrado más de 1,500 casos.

“En la comunidad de inmigrantes hay muchos que sufren de diversos males y algunos no son tratados como se debería en el centro de detención”, reiteró Bollo Aponte.

Kevin Caron, de Georgia Detention Watch, denunció que las condiciones en las que se encuentran confinados los presos no les permite mantener entre ellos una distancia prudente (de al menos 2 metros) para evitar un posible contagio.

“No hay forma de practicar un distanciamiento social en estas instalaciones”, recalcó el activista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here