Rate this post

Nueva York – EEUU.- Justo un día antes de que se cumplieran 18 años de su muerte, Michael Haub pudo ser enterrado, en medio de una ceremonia en la que participaron su esposa e hijos.

 

Haub, un veterano del cuerpo de bomberos de la ciudad de Nueva York, perdió la vida en el cumplimiento de su labor, luego de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

 

Sin embargo, sólo fue hasta la semana pasada que sus restos, hallados en la Zona Cero, fueron identificados, de manera concluyente.

 

“Lo recordamos a él y a los otros 342 bomberos que perecieron ese fatídico día, y siempre estaremos agradecidos por el coraje que muestran”, expresó, mediante un comunicado, la Asociación de Bomberos Uniformados.

 

Para julio de este año, sólo 60% de las dos mil 753 personas que murieron en el World Trade Center (WTC) habían podido ser identificadas.

 

Además de los rescatistas que perecieron el día de los ataques, otros 200 bomberos han perdido la vida por enfermedades relacionadas con los gases y sustancias a las que se expusieron, mientras estuvieron dentro del WTC.