Rate this post

Washington – Estados Unidos.- Los gobiernos de Estados Unidos y China anunciaron por separado que alcanzaron un acuerdo previo que pondrá fin a la Guerra Comercial entre ambos países y, que en principio, suspende los elevados aranceles que entrarían en vigencia este domingo.

La Administración Trump dio a conocer que con el acuerdo China se compromete a aumentar sus importaciones de energía, productos agrícolas y farmacéuticos y dará entrada a más servicios financieros de Estados Unidos.

Poco después de que Washington hiciera el anuncio, desde Pekín el viceministro de Comercio Exterior, Wang Shouwen, dijo que “los dos países retirarán gradualmente algunos de los aranceles que han ido aplicando en los últimos 18 meses”, en lo que consideró una de las exigencias fundamentales del país asiático para el acuerdo.

Washington iba a elevar un 15% las tasas sobre cerca de 165.000 millones de dólares en productos chinos, mientras que Pekín tenía previsto hacer lo propio sobre cerca de 75.000 millones de dólares en productos estadounidenses.

China también se compromete a aumentar la compra de productos agrícolas estadounidenses, otra de las exigencias del presidente Donald Trump.

El representante de Comercio Internacional de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que Pekín deberá acometer reformas estructurales en su modelo económico y cambios en el régimen comercial en áreas como la propiedad intelectual.