Rate this post

Manila – Filipinas.- Más de 40 mil personas han sido evacuadas desde el domingo cuando el volcán Taal, en Filipinas, entró en erupción, un proceso que todavía no se desacelera y mantiene a las autoridades en alerta.

Renato Solidum, jefe del Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (Phivolcs), explicó que aunque la columna de humo y ceniza se haya reducido no quiere decir que la erupción haya desacelerado.

En tres días se han registrado 286 terremotos volcánicos, 125 de ellos perceptibles, con magnitudes que oscilan entre 1,2 y 4,1, provocados por el magma que sigue subiendo hacia el cráter.

El instituto mantiene alerta 4 de un máximo de 5, lo que implica expulsiones de lava leves, que una erupción peligrosa es inminente y que hay riesgo de tsunami volcánico, ya que el Taal se inserta dentro de un lago.

Las zonas cercanas del volcán están destrozadas. Las casas y carreteras tienen grietas y las autoridades tratan de evitar que sus habitantes intenten regresar a recuperar pertenencias.

La mayoría de los habitantes en un radio de 14 kilómetros del volcán se dedican a la ganadería y la pesca, pero perdieron su medio de vida.

Manila, la capital de Filipinas, ubicada a unos 60 kilómetros del volcán, está recuperando la normalidad poco a poco.

Los comercios que se mantenían cerrados por el riesgo de respirar humo tóxico del volcán comenzaron a abrir. Las escuelas y universidades iniciarán actividades este miércoles.

El aeropuerto no ha normalizado operaciones todavía. Más de 600 vuelos han sido cancelados.