Rate this post

Dallas – EEUU.- Cuando están por cumplirse tres días del tiroteo que acabó con la vida de siete personas y que dejó a más de 20 heridas en la ciudad de Odessa, al oeste de Texas, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) ha revelado nuevos datos sobre Seth Ator, el atacante, de 36 años, que perpetró la masacre.

 

De acuerdo con la agencia federal, Ator fue despedido de su empleo en Journey Oilfield Services, una empresa dedicada a los servicios petroleros, poco antes de acometer su arremetida. De hecho – y según lo señalado por Christopher Cumbs, agente especial del FBI – el hombre se comunicó con el Buró y con la policía local para denunciar “algunas atrocidades por las que sentía que había pasado”.

 

La nueva información ha llevado a las autoridades a concluir que Seth Ator se encontraba en una “larga espiral decadente” y que su ataque no fue un hecho fortuito, sino el resultado de su inestabilidad emocional.

 

“Él no despertó la mañana del sábado y llegó a su oficina, y sucedió. Llegó a la compañía con problemas”, indicó el agente especial Cumbs, quien agregó que la casa del atacante, en las afueras de Odessa, reflejaba “el estado mental que atravesaba”.

 

La tarde del sábado Seth Ator utilizó un rifle de alto calibre y abrió fuego contra oficiales de policía que intentaron detenerle por no indicar un cambio de carril. En medio de su furia, el hombre terminó baleando a uno de los funcionarios.

 

Esa reacción desencadenó una persecución y, durante ella, el sujeto disparó contra otros carros, contra establecimientos comerciales e, incluso, asesinó a una empleada del Servicio Postal de Estados Unidos para robarle su vehículo oficial.

 

Ator, arrestado, en 2001, por allanamiento criminal y condenado a dos años de libertad condicional, en 2002, fue neutralizado por agentes de la policía, luego de embestir a varias patrullas que intentaban frenarle el paso.