Guatemalteca culpable de asesinato volvió a Estados Unidos

36

Saint Paul – EEUU.- Olga Franco es el nombre de la inmigrante guatemalteca que podría pasar 20 años dentro de una cárcel de Estados Unidos. Su delito es haber regresado al país, después de enfrentar un proceso de deportación.

 

En 2016, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) la expulsó del territorio estadounidense. Ese mismo año, Franco Había cumplido una condena que inicialmente era de 12 años, pero que terminó por reducirse a ocho.

 

La guatemalteca entró a prisión en 2008, por la muerte de cuatro menores de edad. Sus víctimas, dos hermanos de 13 y nueve años, así como otros dos jóvenes, de 12 y nueve años, perecieron en un accidente de tránsito provocado por la inmigrante.

 

El siniestro ocurrió en una carretera de Cottonwood, Minnesota, cuando la camioneta que era conducida por Franco embistió el autobús escolar que transportaba a los pequeños que murieron y a otros 24 compañeros.

 

Luego de la colisión, la mujer entregó una licencia que era falsa y que llevaba el nombre de otra persona. Además, se presentó como ciudadana mexicana. Con ello, Olga Franco no sólo incurrió en suplantación de identidad, sino que mintió sobre su verdadera nacionalidad.

 

Por ese mismo caso, las autoridades intentaron detener a Francisco Sangabriel Mendoza, pareja de la mujer. Sin embargo, el sujeto, originario de México, logró cruzar la frontera y refugiarse en su país.