miércoles, junio 29, 2022

Votar con derecho constitucional

Con  la llegada de las primarias para estas próximas elecciones, se han despertado muchos soñadores en la política local, estatal y nacional. Lo principal de todo un proceso electoral es la importancia y valor que tiene ir a ejercer el derecho al voto, para elegir a nuestros representantes para distintas dignidades y que termina con las elecciones generales en el 2024, cuando tengamos que elegir al primer empleado público de los Estados Unidos, al Presidente. 

La participación ciudadana en todo su componente político, radica en interesarse de la vida de los ciudadanos y saber qué hay, qué no hay y qué tenemos que hacer para cubrir los déficit en servicios básicos que necesita la comunidad, obviamente, con el derecho ciudadano como contribuyente permanente de impuestos a la ciudad, condado, estado y federal donde reside. 

Este tiempo electoral ciudadano, tiene, además, la particularidad que los electores conozcan a los ciudadanos que persiguen una representación política. Y dentro de ese contexto, la base principal de una contienda electoral, es saber cuáles son los planes o programas que le ofrecen a la comunidad para que sean elegidos. Lamentablemente, la mayoría en candidatos no cumplen en gran parte ese porcentaje del perfil de transparencia electoral, salvando honrosas excepciones. 

Por quién votar?

El por qué? y por quién votar?, solo depende del votante. El por qué?: precisamente, nuestro libre ejercicio electoral está garantizado en la Constitución de los Estados Unidos de América, de acuerdo a la Decimoquinta Enmienda, Sección1, que expresa textualmente” el derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos a votar no será negado o disminuido por los Estados Unidos o por cualquier Estado debido a raza, color, o condición anterior de servidumbre”. Sección 2.-El Congreso, tendrá el poder de hacer cumplir este articulo de la adecuada enmienda. Esta Decimoquinta Enmienda fue ratificada el 3 de febrero de 1870. 

El por quién votar: alrededor de nuestro vecindario comunitario, tenemos que conocer quién o quiénes trabajan por cuidar la vida de nuestras familias. Ayudándonos en el sistema de salud, educación, vivienda, alimentación, medios de transporte, seguridad pública o servicios básicos. Entonces, cuando conozcamos a esa persona que se haya desprendido con un voluntariado dentro de su comunidad, merece que votemos por aquél que quiere y pueda representarnos a defender nuestros intereses colectivos. 

Hispanos heredan la cultura cívica

En el votante, particularmente, en el de origen hispano nacido o nacionalizado como ciudadano estadounidense, ha heredado una cultura cívica muy distinta, si tomamos en consideración que en muchos países de Latinoamérica, el voto es obligatorio y si no lo hace, pierde hasta derechos ciudadanos que terminan en altas multas de dinero. 

Sin embargo, hay que aprender, que en los Estados Unidos de la Union Americana, el voto no es obligatorio para ninguno que tenga la ciudadanía americana. Esta normativa en la cultura estadounidense hace muchas veces pensar y actuar a que el votante latino no acuda a ejercer su derecho al voto. El mismo ciudadano americano no acude en el porcentaje que tendría que acudir en época de elecciones, a sabiendas que su población sobrepasa los 326 millones 569,308, de los cuales, 59 millones 361 mil 20, con un margen de error de +1,842% son de origen hispano, según la Oficina de Redistribución Electoral del Censo de los Estados Unidos, actualizada. 

Miles de hispano registrados

Y, de la población hispana en Carolina del Norte con más de 10 millones, existe una cifra que casi alcanza a los 245 mil latinos registrados para ejercer el derecho al voto y, en el condado Mecklenburg sobrepasa los 41 mil, suficiente cifra electoral, de los que se desprende que el votante hispano en este condado, puedan acudir a las urnas y tomar propias decisiones antes que otros las tomen por nosotros, como lo faculta la Decimoquinta Enmienda Constitucional Americana. 

El llamado ciudadano en todos los sectores de la comunidad, es saber el significado y valor que tiene el ir a votar en cada proceso electoral. No es necesario ser demócrata o republicano, se trata de que sus intereses no tienen color de partido, porque el único que los protege es usted como ciudadano. El salir a votar es un derecho a elegir y ser elegido, pero más que eso, es un acto cívico constitucional en el que están en juego los intereses de su familia y del país en donde usted vive y trabaja. Lo demás, hay que dejárselo a los políticos para que respondan a sus electores. 

Artículos Relacionados

85,654FansMe gusta
3,941SeguidoresSeguir
1,198SeguidoresSeguir
661SeguidoresSeguir
4,950SuscriptoresSuscribirte
0
0
0
0