Rate this post

Estados Unidos.- Una investigación de la Universidad de la Ciudad de Nueva York reveló que cerca de cuatro de cada diez latinos en dicha urbe perdieron su trabajo a raíz de la pandemia del coronavirus en Estados Unidos.

Fueron mil los encuestados, de los que el 41% de los latinos reveló que él o alguien en su hogar perdió el empleo en las últimas dos semanas; el 24% de los encuestados blancos y asiáticos estadounidenses no latinos, y el 15% de los afroamericanos informaron que perdieron sus empleos en el hogar.

“Es probable que esto se dé porque en la comunidad hispana muchos están en trabajos de servicio como restaurantes u hoteles”, apuntó en un comunicado Scott Ratzan, académico senior de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y responsable de dirigir la encuesta.

Nueva York es el estado más afectado por el brote del coronavirus en Estados Unidos. Cerca de 26.000 casos confirmados y 210 muertes hasta el momento; mientras en el resto del país, el número de contagios asciende a más de 53.600 y más de 700 fallecidos.

Cifras que asustan en plena crisis del coronavirus, aún más sabiendo que cerca del 80% de mano de obra en Estados Unidos es latinoamericana, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en el 2019.

“Estoy viviendo el día a día. Estoy sola; tengo que sufragar esto sola. Sé que hoy tengo dinero para pagar las próximas dos rentas y comer. Y ya. Después de eso, no sé”.

Carolina Malagamba, de origen mexicano, vive en Nueva York. Es educadora de museos y, desde que estalló la crisis sanitaria por el coronavirus en Estados Unidos, todas sus clases, tutoriales y tours se cancelaron.

Al no tener contrato fijo en ninguno de los dos museos donde enseña -el Museo del Barrio y el New-York Historical Society-, Carolina se quedó sin trabajo de un día para otro.

“Sé que por lo menos hasta mayo no tendré ingresos. Aunque en el New-York Historical Society quedaron de pagarme lo que tenía en agenda, a los diez educadores independientes del Museo del Barrio nos dijeron: ‘Suerte, bye’. Claramente no aprecian mucho a sus educadores”, señala en conversación con BBC Mundo.

En una semana normal, Carolina dice que da entre cinco y ocho tutoriales. “Ahora no daré ninguno; perdí mi trabajo”, afirma.