Rate this post

Un estudio reciente reveló que el ajo y la cebolla, no solo aportan sabor a las comidas, indican que pueden proteger contra el cáncer.

Quedó demostrado que la relación entre algunas sustancias de estos vegetales, como los flavanoles y los compuestos orgánicos de azufre,  ofrecen protección contra el desarrollo del cáncer.

Un tipo de cáncer común es el colorrectal y se produce cuando se forman tumores en las paredes del intestino grueso, puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres y el riesgo de desarrollarlo aumenta después de los 50 años.

Se tienen más probabilidades de padecerlo si existen antecedentes familiares de CCR, colitis ulcerativa, la enfermedad de Crohn, una dieta alta en grasa o el mal hábito de fumar.

Según los resultados de Global Cáncer Statistics en 2018, se han diagnosticado 18 millones de casos de cáncer en el mundo y el CCR es responsable de un 10%, con un índice de mortalidad de 883,200.

En EE.UU. la Sociedad Americana del Cáncer informó que, a parte del cáncer de piel, el CCR es el tercer cáncer más común. Se calcula que 7,900 hombres y 6,500 mujeres corresponden a la comunidad hispana.

El CCR en algunos casos no presenta síntomas en un principio, por ello es importante realizar pruebas de detección. Toda persona mayor de 50 años debe hacerse una serie de exámenes que incluyan una colonoscopía y pruebas de sangre en las heces.

Los investigadores encontraron que los voluntarios que incorporaron a su dieta una mayor cantidad de vegetales del tipo Allium, tenían un riesgo 79% más bajo de desarrollar CCR que aquellos que tuvieron un menor consumo.

“Vale la pena señalar que en nuestra investigación parece haber una tendencia: Cuanto mayor sea la cantidad de vegetales de Allium, mejor será la protección”, afirmó el Dr. Zhi Li, autor del estudio.