Rate this post

Estados Unidos.- Carolina del Norte se encuentra entre los peores estados en lo que respecta a las tasas de enfermedades de transmisión sexual, según un estudio.

El estudio, realizado por Innerbody.com, utilizó datos de 2018 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para clasificar a los estados con las tasas más altas y más bajas de ETS en el país.

Carolina del Norte ocupó el puesto número 6 entre los 10 estados con las tasas más altas, según el estudio.

El estado tenía un total de 91,376 casos reportados de ETS, según el estudio. Con una población de casi 10.3 millones, eso es 889 casos por cada 100,000 personas.

Hubo 66,553 casos reportados de clamidia en el estado, 23,725 casos de gonorrea y 1,098 casos de sífilis, según el estudio.

Los CDC no recopilan datos sobre el herpes y otras ETS «relativamente comunes», según el estudio. Además, algunas ciudades no informaron casos de VIH y no se incluyeron en el estudio.

Pero según los datos de 2018 del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte, hubo 1,218 nuevos casos de VIH entre las personas de 13 años en adelante en el estado.

Carolina del Sur también se encontraba entre los estados con las tasas más altas y clasificada en el número 4, según el estudio. El estado tenía una tasa de 957 casos reportados por cada 100,000 personas.

Alaska tuvo la tasa más alta en el país, según el estudio, con 1.144 casos reportados por cada 100,000 personas.

De los 10 estados con las tasas más altas de ETS, siete estaban en el sur. Esto podría deberse a la falta de acceso de la región a atención médica asequible, según el estudio.

«El sur tiene más personas que viven en la pobreza y en las zonas rurales, lo que puede dificultarles hacerse la prueba y recibir tratamiento para las ETS», dijo en el estudio Ronald Gray, profesor de epidemiología de la Universidad John Hopkins.

Los datos del departamento de salud de Carolina del Norte muestran que las tasas de ETS fueron más altas entre algunos «grupos raciales y étnicos», lo que, según el departamento, puede deberse a las brechas de pobreza y distribución de la riqueza.

«Las personas que no pueden pagar las necesidades básicas también pueden tener problemas para acceder a servicios de salud sexual de calidad y pueden haber tenido experiencias con el sistema de salud que desalientan el acceso a pruebas y atención», dice el departamento.

Para cada persona que fue diagnosticada con una ETS en 2018, el departamento encontró la proporción de personas que viven por debajo del umbral de pobreza en su área censal, o área en la que viven. Encontró que aquellos que viven en áreas con mayores proporciones de personas que viven por debajo del umbral de pobreza tenían más probabilidades de ser diagnosticados con una ETS.