jueves, diciembre 1, 2022

Los latinos, el Papa y el cambio climático

Por: José López Zamorano.

Siete de cada diez latinos consideramos el calentamiento global como un problema serio. Somos de hecho los más inclinados a considerar el cambio climático como un asunto de prioridad mayor, por encima de cualquier otro grupo étnico o racial, incluidos anglos, negros o asiáticos.

Los hispanos también apoyamos políticas para combatir el cambio climático, como nuevos impuestos y regulaciones. Pero en ocasiones somos los grandes ausentes en los movimientos ecológicos o en los actos de protección de la naturaleza: el cuidado del medio ambiente no es un acto de palabras sino de acciones, e implica el compromiso de cambiar en nuestros hábitos de vida.

Y es que poco a poco la temperatura del planeta ha estado elevándose por la emisión de gases, como el dióxido de carbono, generados en gran parte por la desenfrenada actividad humana, provocando inundaciones, la muerte de pájaros, insectos y plantas, daños graves a cultivos y desplazamiento de personas.

Es tan grave el problema que ameritó la intervención urgente del Papa Francisco. En un mensaje especial, llamado Encíclica, el Papa apeló a nuestra conciencia para cambiar nuestro estilo de vida y el consumo innecesario de productos y petróleos de combustibles fósiles, a fin de confrontar el cambio climático.

Más allá de si somos religiosos o profesamos una fe, es importante razonar las palabras del líder religioso de millones de católicos en el mundo. Su voz, como la de muchas otras figuras morales a escala global, invita a un ejercicio de reflexión colectiva sobre nuestro futuro y supervivencia.

“El Papa, en su encíclica, está tratando de integrar la ciencia y la fe, ayudándonos a ver que tenemos que combinar todos los conocimientos que tenemos en una visión de fe”, nos explica el Padre jesuita Alán Figueroa,
“Estamos hablando aquí del porvenir de la humanidad, no estamos hablando de lo que va a suceder a corto plazo, sino que estamos hablando de la capacidad de la raza humana para podernos alimentar, para poder vivir saludablemente”, coincide Ricardo Salvador, de la Unión de Científicos Preocupados.

De allí la importancia de moderar el consumo, limitar el uso de recursos no renovables y reciclar. Todas las culturas tenemos una conexión orgánica con la naturaleza, sólo basta traducir nuestras tradiciones en obras buenas por el medio ambiente todos los días.

El Papa Francisco visitó los Estados Unidos en el mes de septiembre. Su encíclica es un emplazamiento de dimensión internacional pero, sobre todo, de alcance individual.

Se trata de una oportunidad inmejorable para reflexionar sobre su llamado por la supervivencia y por llevar una vida de principios arraigada en nuestro amor por la naturaleza y por la protección de las próximas generaciones.

Para más información sobre cómo realizar obras por el medio ambiente, visita La Red Hispana.org

Artículos Relacionados

86,122FansMe gusta
4,520SeguidoresSeguir
1,772SeguidoresSeguir
702SeguidoresSeguir
5,250SuscriptoresSuscribirte
0
0
0
0