lunes, julio 22, 2024

El mayor dilema a la hora de votar: Biden o Trump

Por: José López Zamorano/ La Red Hispana

Más de 160 millones de votantes en los Estados Unidos tendrán un dilema el 5 de noviembre: votar por el segundo mandato de un presidente octogenario con claras evidencias de una agudeza cognitiva debilitada o por el de un casi octogenario falaz y carente de una brújula ética y moral. El primer debate cara cara entre Joe Biden y Donald Trump, confirmó lo que todos veíamos, salvo aparentemente los asesores de los candidatos.

Que la agudeza mental de Biden ha experimentado un notorio declive en los últimos años y que es imposible tapar el sol con un dedo.

Perdió el hilo

A lo largo de los 90 minutos del debate, especialmente en los primeros 30 minutos, Biden perdió el hilo de sus pensamientos en varias ocasiones, fue incapaz de confrontar las mentiras de Trump y de presentar un argumento persuasivo para elegirlo por cuatro años más.

Si Biden, de 81 años, es reelecto, terminará su segundo mandato el 20 de enero de 2029, a los 86 años.

Fiel a su personalidad explosiva e impredecible, Trump presentó una versión actualizada de un político capaz de proferir, mentiras, articular medias-verdades y dibujar un universo paralelo inexistente, sin inmutarse o sonrojarse.

Y nuevamente recurrió a insinuaciones racistas, aludiendo al caso de una joven mujer blanca, presuntamente asesinada por un inmigrante latino, a pesar de que no existe evidencia que los migrantes cometan crímenes en una proporción mayor que las personas nacidas en los Estados Unidos.

Ver más: Los contrastes migratorios entre Biden y Trump son claros

Rechazo, abstenerse o en blanco

Ante este panorama es verdad que los electores estadounidenses tienen otra opción: expresar su rechazo a los candidatos que la mayoría no quería; simplemente abstenerse de votar; votar con una papeleta en blanco; o apoyar a alguna o alguno de media docena de candidatos independientes.

Aunque estas últimas opciones representan formas válidas de libertad de expresión, la realidad es que votar por estos candidatos, dejar de votar o votar por candidatos independientes, muy probablemente beneficie más a Trump.

A cuatro meses de las elecciones, los votantes tienen que decidir si prefieren un líder como Biden, que ha dejado de estar en el punto más alto de su desempeño pero que tiene buenas intenciones y habla con la verdad.

O votar por un Trump, que continúa desacreditando a las instituciones políticas electorales de Estados Unidos con “la gran mentira” del supuesto fraude electoral del 2020.

Ver más: Trump ya instigó un baño de sangre el 6 de enero de 2021

Elude pregunta del resultado de elecciones

Cuando la moderadora Dana Bash le preguntó a Trump si estaba dispuesto a aceptar ahora los resultados de las elecciones, el expresidente eludió la pregunta en dos ocasiones y sólo al final aceptó que lo haría si las elecciones son justas y legales.

Si gana gozará además de la inmunidad a sus actos oficiales que le confirió la semana pasada la mayoría conservadora de la Suprema Corte de Justicia. Y ya nos adelantó que será dictador en su primer día y su primera acción será cerrar la frontera de Estados Unidos y México.

A pesar del dilema para los votantes, dejar de votar no debería ser una opción, porque aun cuando ninguna de las opciones responda 100% a nuestros deseos e intereses, no se debe dejar que otros decidan por nosotros.

El voto es nuestra voz. Y no podemos, ni debemos, guardar silencio cuando tanto está en juego.

Artículos Relacionados

118,291FansMe gusta
12,800SeguidoresSeguir
1,257SeguidoresSeguir
17,400SeguidoresSeguir
796SeguidoresSeguir
8,210SuscriptoresSuscribirte
0
0
0
0