Pasó de ser policía a hacer panes y al emigrar pudo continuar su proyecto

16

 El protagonista de esta historia nos contó en una oportunidad su anécdota como migrante y hoy nos demuestra que los sueños se hacen realidad con esfuerzo y enfoque. Era PoliChacao en su país y luego de hacer un curso de panadería todo cambió. #MiVuelo les presenta a Javier Benítez.

Es de Caracas, Venezuela y salió de su país el 27 de septiembre de 2015. Primero probó suerte en Panamá y luego en abril de 2017 viaja a los Estados Unidos, específicamente a Orlado, Florida. Javier es un venezolano extraordinario que llegó a este país con las ganas de salir adelante, con el corazón inflado de un montón de emociones, pero con la firme convicción de que todo iba a estar bien.

En Venezuela era Policía de Chacao y se desempeñó en ese rol por 15 años, luego un día decide hacer un curso de panadería y resultó siendo ese su trabajo. Javier nos contó que las circunstancias ligadas al tema político lo hicieron salir del país. Su tía lo recibió al llegar a los estados Unidos y le dijo que descansara porque vendrían días de mucho trabajo. Esto lo recuerda claramente porque en efecto así sucedió.

“Mi primer trabajo fue de dishwasher en un restaurante de comida colombiana, apenas salí del restaurante luego de preguntar si había algún puesto  me llamo el mánager, me entrevistó y comencé ese mismo día, al momento me emocionó y al empezar fue un choque”.  Javier destacó que no le temía a comenzar desde cero, pero eso le generaba ciertas expectativas. En ese restaurante trabajó por un año, escaló varias posiciones hasta llegar a la línea de cocina, luego se le presentó otra oportunidad de trabajar en otro sitio en una labor de producción totalmente distinta.

“El gusanito del emprendimiento”

Javier dijo que siempre tenía ese gusanito por dentro con las ganas de emprender en el área de la panadería y fue en mayo de este año que hizo su primera inversión, una máquina, la burrita como le llaman muchos panaderos. Es así como empieza @pancitos_bakery a elaborar panes deliciosos. “Fue difícil arrancar, pero todo ha ido creciendo y sueño en grande, busco abarcar no solo el mercado de venezolanos en Orlando sino todos”

Para Javier lo más difícil ha sido adaptarse a la cultura de un país distinto, con muchas libertades y “a veces eso precisamente es lo que da miedo porque venimos de otra cultura, aunque soy de fácil adaptación. Extraño desde el cielo azul de Caracas, a mi familia; estar lejos de ellos, ese calor y abrazo de familia”.

Todo es un aprendizaje y Javier nos demuestra que cuando se quiere se puede. Javier se la pasa full, no deja su trabajo en el wharehouse y lo combina con su emprendimiento, pero llegará el momento que @pancitos_bakery será su full time y cada día serán más los clientes satisfechos de probar todo lo que hace.

Gracias Javier por este aporte tan especial que haces a @migrantesenvuelo nos encanta tu historia, nos emociona esa determinación y enfoque, estaremos aquí siempre para aplaudirte. Gracias por permitirnos contar de ti.

Hasta la próxima historia.

Adriana Henríquez

@migrantesenvuelo