El sabor de los pasteles andinos de Mérida- Venezuela llegó a NC

16

   Los protagonistas de esta historia emigraron juntos a los Estados Unidos para ofrecerle una mejor calidad de vida al más pequeño de la casa. Después de hacer muchas cosas laboralmente que en su vida imaginaron hacer, hoy llevan el sabor de pastelitos andinos a muchas familias en Carolina del Norte. #MiVuelo les presenta a Marlyn Grey Angulo y a Alfredo Ramos.

Fue el 8 de julio de 2016 cuando llegaron a Miami, Estados Unidos. Marlyn nos contó que la inseguridad, la escasez de alimentos, la persecución política y el estado emocional de su hijo que para ese entonces tenía solo 6 años, los obligó a salir del país.

En Venezuela Marlyn trabajaba como administradora de una comercializadora de alimentos y su esposo Alfredo Ramos era socio de una emisora de radio en el oriente del país y también se desempeñaba como comerciante en la ciudad de Mérida.

Los cambios para esta familia al llegar a este país fueron impresionantes, como muchos al emigrar. Alfredo tuvo que trabajar como Jardinero, pintor, con pisos de madera, en limpieza, Uber y chirro (drywall) y Marlyn hizo de limpieza, cuidó a una abuelita, cocinó y paseó a perros. “Lo más difícil ha sido hacer trabajos duros, en realidad en nuestro país nunca lo realizábamos”, dijo Marlyn. Al tiempo que manifestó extrañar a su familia, a los amigos, su casa y costumbres.

Emprender con sabor venezolano

Lo que inició por consumo propio ahora es un negocio, sí, Marlyn y su esposo se dedican a hacer pasteles cien por ciento andinos, también hacen tequeños y empanadas.

Dijo “inicialmente los hacíamos para consumo propio los fines de semana, entre amigo y vecinos para ese entonces vivíamos en Miami, decidimos salir de Florida y escogimos radicarnos en Cornelius, Carolina del Norte, por medio de unos buenos amigos y fue para ese entonces entre dudas e inciertos y con toda la fe puesta en Dios, decidimos por la venta de pasteles en esta ciudad.”

   Empezaron a ofrecer pasteles entre las pocas personas que conocían y al probarlos quedaban encantados, gracias a ellos se corrió la voz y poco a poco han hecho sus clientes llegando a más hogares de venezolanos y no venezolanos.

Manifiestan estar agradecidos y satisfechos por cada logro, aseguran estar comprometidos y seguirán adelante con el proyecto de @pasteleslaandinita así la pueden ubicar por las redes sociales. Cada día se esmeran para brindarle a toda su clientela el mejor sabor, con la típica sazón criolla, que los trasportará a los Andes venezolanos.

No podía faltar ese mensaje que transmitieran a muchos migrantes, “para lograr alcanzar metas debemos tener perseverancia, constancia y dedicación en las cosas que hagas, y con mucha fe en Dios debes hacerlo bien y con amor.”

Ustedes que leen gracias, espero se conecten con lo positivo y entender que #TuSiPuedes

Me despido, hasta la próxima historia

Adriana Henríquez.@migrantesenvuelo