lunes, junio 27, 2022

Portoviejo trata de levantarse del ‘shock’

Por: Ronald Campoverde Laje

Portoviejo, Manabí, Ecuador.- “Queremos comida, por favor ayúdennos, aquí hay niños”. Ese era el pedido que las familias Pincay-Alcívar, Lino-Alcívar y Alcívar-Zambrano hacían ayer a los rescatistas, en Portoviejo. La falta de energía eléctrica, agua potable y víveres les está desesperando luego de 36 horas de haberse registrado el terremoto.

El domingo almorzaron porque una de sus vecinas les brindó comida. Los pocos dólares que tienen no les sirven de nada pues no hay tiendas abiertas. Son en total 27 personas, 17 niños. Sus casas, o al menos lo que queda de ellas, ubicadas en la calle Francisco Moreno y callejón Arteaga colapsaron el sábado en menos de un minutos, a causa del terremoto.
Carlina Pincay, de 41 años de edad, contó que cuando empezó a temblar la tierra se encontraban cerca de la puerta y lograron salir a la calle. Desde ahí vieron cómo las paredes sucumbían.
Tres colchones en la vereda y una pancarta publicitaria de tres metros de ancho por siete de largo les sirvieron para improvisar un techo. Su consuelo es que siguen juntos.

Zona devastada

Tres cuadras más adelante están lo que queda del Centro Médico del Pacífico y la Mutualista Pichincha. Parte de la losa del cuarto de los siete pisos que tiene el edifico, donde ambas empresas privadas prestaban sus servicios, cedió, dejando inclinada la estructura. Los ventanales están esparcidos por toda la calle y, pese a la cinta de precaución que colocó la Policía, decenas de ciudadanos continúan caminando por el sitio.
Y es que el centro de la capital manabita está en ruinas, parece que lo hubiesen bombardeado. Escombros, vidrios, fierros, polvo y esos lentos pero atemorizantes ruidos, como si se doblaran las varillas de los pilares que aún están en pie. Huele a cadáver.
En cada rincón hay gente llorando. En el parque central hace falta césped para albergar a los damnificados. Venden vasos de agua a 50 centavos. En la calle Ricaurte, a dos cuadras del Centro Médico del Pacífico, la búsqueda de personas en donde hasta hace tres días era una ferretería era incesante. Allí trabajaban bomberos de varias partes del país.

-“¡Es el abogado!”, gritó uno de los rescatistas.
-“Aún falta una… hállenla, por favor”, suplicaba una mujer que decía que su madre podría estar entre las víctimas porque trabajaba junto a la ferretería, en un local de venta de sandalias.

Duró 30 minutos sacar el cuerpo del ‘abogado’ de entre una montaña de escombros. Era la cuarta de unas 10 personas que aún estarían sepultadas en ese lugar. El ambiente es tenso y por las noches empeora, cuando todo queda en tinieblas.
Calixto Macías contó que la delincuencia y los saqueos se están incrementando. “Aquí no podemos dormir, en la madrugada la desesperación de la gente hace que se meta a las casas o bahías comerciales derrumbadas en busca de comida. Alguien tiene que hacer algo”, mencionó el hombre de 60 años que tenía su vivienda en la calle Rocafuerte y 9 de Octubre. (RCL)

LA CIFRA:

100 muertos habría en Portoviejo, según la información preliminar de la Policía. Se desconoce el número de desaparecidos.

Nota-Portoviejo-FT-2

DESTACADOS:

1) En cada rincón hay gente llorando. En el parque central hace falta césped para albergar a los damnificados. Venden vasos de agua a 50 centavos.

2) Los ventanales están esparcidos por toda la calle y, pese a la cinta de precaución que colocó la Policía, decenas de ciudadanos continúan caminando por el sitio.

3) El centro está en ruinas. En las noches, llega el caos porque todo queda en tinieblas. Familias duermen en las veredas.

Artículos Relacionados

85,654FansMe gusta
3,941SeguidoresSeguir
1,198SeguidoresSeguir
660SeguidoresSeguir
4,950SuscriptoresSuscribirte
0
0
0
0