miércoles, junio 29, 2022

Empleados avícolas usan pañales para evitar el baño mientras trabajan

Cada trabajador de la industria avícola de Estados Unidos que opera en las líneas de producción debe despiezar, en promedio, 45 pollos por minuto. El carril le va pasando por enfrente, con las aves colocadas en estacas, una detrás de otra. Y una a una, cuchillo en mano, el empleado debe con rapidez y precisión hacer tres o cuatro cortes para separar los muslos, las pechugas y otras partes.

Un minuto que se pierde, significa que 45 animales han dejado de ser procesados, al menos según asegura la organización Oxfam en un informe que acaba de publicar. Para evitar esos vacíos en la producción, los empleados ni siquiera pueden ir al baño: se ven obligados a llevar pañales para no parar el ritmo de trabajo si les sobreviene una necesidad, sostiene el reporte.

Parece que no es una práctica aislada. El informe de Oxfam afirma que actualmente unos 250,000 trabajadores del sector avícola estadounidense, buena parte de ellos inmigrantes latinos, son humillados, ignorados o amenazados con ser despedidos cuando piden permiso para ir al baño. Tyson Foods, la mayor empresa cárnica, negó en un comunicado que sus empleados no puedan tomarse descansos para ir al servicio.

Defecan mientras trabajan

«Los trabajadores luchan para lidiar con esta negativa a una necesidad humana básica. Ellos orinan y defecan mientras están parados en la línea (de producción); ellos usan pañales para trabajar», dice el informe divulgado esta semana por Oxfam.

La ONG cita una encuesta a 266 trabajadores en Alabama conducida por el Centro Legal sobre Pobreza en el Sur, que encontró que cerca del 80% no era autorizado para ir al baño cuando lo necesitaba.

Una reciente encuesta en Minnesota reveló que el 86% de los trabajadores entrevistados contó que hacían menos de dos pausas para ir al baño en una semana, agregó Oxfam.

En Arkansas, el segundo estado con mayor industria avícola, también hablan del problema. «Los trabajadores relatan una constante represión para no ir al baño», contó Magaly Lically, del sindicato NWAWJC, a Univision Noticias. Su organización habló con medio millar de trabajadores, casi la mitad de ellos latinos, y detectó que los supervisores piden a los trabajadores no beber agua y no comer mucho antes de trabajar para reducir así sus necesidades fisiológicas.

Artículos Relacionados

85,654FansMe gusta
3,941SeguidoresSeguir
1,198SeguidoresSeguir
661SeguidoresSeguir
4,950SuscriptoresSuscribirte
0
0
0
0