Rate this post

Londres – Inglaterra.- Tras el dictamen del tribunal de apelación más alto de Escocia, que reza que la decisión de Boris Jonhson de suspender temporalmente el Parlamento, es ilegal, el Primer Ministro británico negó rotundamente haberle mentido a la reina Isabel.

Según los oponentes de Jonhson y de la salida del Brexit sin acuerdo, la medida fijada sobre el Parlamento fue diseñada para frustrar los intentos de los legisladores de analizar los planes del Primer Ministro para abandonar la Unión Europea y permitirle impulsar un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre.

Ante la respuesta del tribunal de apelación más alto de Escocia que indica que Boris Johnson quebrantó la legalidad y que su decisión estuvo motivada por “el propósito inapropiado de obstaculizar el Parlamento”, los opositores lo han acusado de mentirle a la Reina sobre los verdaderos motivos de la suspensión del parlamento

“Esas afirmaciones no son para nada ciertas”, dijo Jonhson, agregando que “El Tribunal Superior de Londres está de acuerdo con nosotros, pero el Tribunal Supremo  tendrá que tomar una decisión el próximo martes”.

Hace varios días los legisladores le solicitaron al Primer Ministro presentar un informe sobre las consecuencias que puede generar salir del Brexit de manera desordenada. El documento arrojó  que en Reino Unido se podría evidenciar la escasez de medicamentos y alimentos, al igual que grandes desordenes públicos.

“Es importante entender que este documento es el peor escenario posible”, puntualizó Boris Johnson, añadiendo que se encuentra esperanzado en lograr un acuerdo con la Unión Europea para su salida en octubre, aunque reiteró que si el acuerdo no se logra, estará listo para salir del bloque de todas formas.