Rate this post

Washington – EEUU.- Michael Kozak, el experimentado diplomático que llegó a desempeñarse como jefe de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba, es, desde este jueves, el encargado de los Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

 

Kozak, un hombre cercano a Elliott Abrams, actual enviado especial de la Administración Trump para Venezuela, es la apuesta de la Casa Blanca, tras la renuncia, el pasado mes de agosto, de Kimberly Breier.

 

Su nombramiento sugiere que Washington mantendrá la línea dura contra el dictador venezolano, Nicolás Maduro, aún después de la destitución de John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional del Gobierno estadounidense.

 

Bolton fue despedido el pasado martes, a raíz de importantes discrepancias con su jefe, el presidente Donald Trump.

 

En el cumplimiento de sus labores, Michael Kozak también deberá velar por las políticas que ha implementado el Ejecutivo de su país, con tal de debilitar al régimen de Raúl Castro y de su sucesor en el poder, Miguel Díaz-Canel.