Rate this post

Buenos Aires – Argentina.- Nicolás Dujovne fue, hasta este fin de semana, el ministro de Hacienda del actual gobierno argentino. El economista, de 52 años, presentó su renuncia al presidente Mauricio Macri, quien lo designó en el cargo, a comienzos de 2017.

 

En poco tiempo Dujovne asumió el liderato de todos los temas económicos. Por ese motivo, se le considera el artífice de la debacle que, según expertos, provocó la estrepitosa derrota del macrismo, durante las primarias que fueron realizadas hace una semana.

 

De acuerdo con los indicadores, en Argentina la inflación apenas baja del 50%, una cifra que aumentará más temprano que tarde, luego de la devaluación de la moneda que anunció el Ejecutivo albiceleste el lunes, 12 de agosto.

 

Por otro lado, la deuda pública roza el 100% del Producto Interior Bruto (PIB) y un tercio de los argentinos vive en situación de pobreza.

 

A pesar de esas verdades, en su texto de renuncia, Dujovne se limitó a subrayar sus logros. En función de sus palabras, gracias a su gestión se redujo “el déficit y el gasto público”, así como los “impuestos distorsivos en las provincias”.

 

La dimisión le ha abierto las puertas de la Casa Rosada a Hernán Lacunza, hasta ahora ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires. El ex gerente del Banco Central argentino deberá afrontar las turbulencias en los mercados financieros, gestionar un peso débil y una inflación en alza.

 

De tener éxito, Lacunza podría brindarle oxígeno a un Mauricio Macri que, en las elecciones de octubre, se disputará el cargo ante el peronista Alberto Fernández, la fórmula presidencial de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner.