No deportará por vía rápida a ciudadanos y residentes

126

El Departamento de Seguridad Nacional publicó hoy un nuevo reglamento con el que ampliará a nivel nacional las deportaciones “exprés”, que hasta ahora solo estaban en marcha en un área de 100 millas en la franja fronteriza.

El reglamento, que forma parte de una ley federal promulgada en 1996 durante la Administración Clinton, aplicará tanto a inmigrantes indocumentados que recién hayan cruzado la frontera como a aquellos que no logren comprobar que tienen al menos dos años consecutivos de presencia en Estados Unidos.

Pero su expansión sin precedente ha generado críticas de grupos pro-inmigrantes sobre la aplicación indiscriminada del reglamento y que, según advirtieron, podría atrapar a ciudadanos y residentes legales en este país.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, Albence explicó que las autoridades están elborando las “guías” para estas operaciones policiales y que estarán dirigidas a “gente que está aquí ilegalmente, no son individuos que sean residentes o ciudadanos”.

“Si paramos a alguien (por alguna infracción de tránsito) después de que dejan a sus hijos en el colegio, es porque sabemos quién es ese individuo, sabemos a quién le pertenece ese auto, y sabemos que el individuo está ilegalmente en el país, o ha violado los términos de su estancia legal”, precisó Albence.

Además, la mayoría de las personas que terminan en la mira de ICE “es a través del sistema de justicia criminal, cuando han sido arrestadas por autoridades policiales, locales o estatales, y están bajo su custodia”, dijo.

“Cuando tenemos pruebas que muestran que llevan más de dos años en el país, pasarán por el procedimiento de deportación ante un juez de Inmigración. A como está escrito el estatuto, si no pueden demostrar que tienen más de dos años acá, entonces tenemos la capacidad de usar este reglamento” para acelerar su deportación, enfatizó.

Albence negó acusaciones de que este reglamento dará licencia a agentes de ICE para la discriminación racial de personas que “lucen” extranjeras.

La mayoría de los estadounidenses no porta pasaportes u otros documentos que comprueben su estatus migratorio o cuánto tiempo llevan en el país.

Las licencias de conducir no especifican el estatus migratorio de las personas, aunque las que son emitidas por estados que cumplen con la ley federal “RealID”, como Maryland y Virginia, contienen el signo de una estrella negra, que significa que los solicitantes mostraron comprobante de su estancia legal en el país.

Solo las licencias que contienen esa marca permiten que las personas puedan abordar vuelos o ingresar a instalaciones federales.

Pese a las afirmaciones de Albence, la Unión de Libertad Civiles de EEUU (ACLU) y el “American Immigration Council” anunciaron ayer que entablarán una demanda para impugnar la expansión del reglamento para las “deportaciones expeditas”.