Rate this post

Londres – Inglaterra.- Luego de haber sido secretario del Tesoro en Reino Unido y renunciar antes de la investidura de Boris Johnson, el legislador conservador Philip Hammond, habló sobre las decisiones del nuevo gobierno.

Hammond, manifestó que que “gente no electa” se encuentra ejerciendo malas acciones que llevan al ejecutivo a un perjudicial Brexit sin acuerdo, el cual no está respaldado ni por el Parlamento ni por los votantes.

“Salir de la Unión Europea sin un acuerdo sería una traición al resultado del referéndum similar a no salir”.

El exsecretario del Tesoro expresó que las negociaciones del nuevo gobierno han pasado de “duras” a “destructivas”,  pues insisten en introducir cambios que no son aceptados por el bloque europeo.

“Creo que el primer ministro quiere alcanzar un pacto, pero hay otra gente alrededor de él cuya agenda es distinta”, dijo Philip Hammond, quizás haciendo referencia al asesor Dominic Cummings.

Los “mitos” de que los británicos votaron por un Brexit sin acuerdo y de que la salida de la UE sin acuerdo no traerá consecuencias, también fueron criticados.

“No hay un mandato para irse sin un acuerdo (…) es absurdo sugerir que el 52% de las personas que votaron para abandonar la Unión Europea, votaron para salir sin un pacto cuando, de hecho (…) durante la campaña del referéndum casi ninguna mención realizada por los líderes de esa compaña consideraba en absoluto la posibilidad de una salida sin acuerdo”, criticó Hammond.

El exsecretario del Tesoro alertó que “Una salida sin pacto causará daños significativos en la economía británica y, posiblemente, daños irreparables en la unión de Gran Bretaña”, agregó.

El actual primer ministro de Reino Unido , Boris Johnson, se comprometió a dejar la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo. El sucesor de Theresa May, exige a Bruselas que realice cambios importantes en el documento forjado por May. El bloque se niega a negociar, por lo que la opción de un Brexit sin acuerdo, cada vez es más probable.

Economistas han manifestado que tomar la decisión de una salida de la UE sin acuerdo, provocaría una recesión y desorden económico, con falta de alimentos frescos y otros productos,  mientras los controles de aduanas atascan los puertos británicos.