“Mi mamá me dijo: ‘No vayas a llorar’. Pero yo lloré”: El solitario viaje de un niño migrante

40
Foto Pixabay

Río Grande, TX.- Un mes le llevó a Oscar, de 12 años, llegar de Guatemala a Estados Unidos. Fue un difícil y solitario viaje. “Yo me vine porque nosotros no teníamos qué comer” contó tras pisar suelo norteamericano.

La agencia de noticias AFP narra la historia de un viaje de uno de los cientos de niños migrantes que hacen la travesía sin acompañamiento. Quieren llegar a Estados Unidos y escapar de las difíciles condiciones en sus países de origen.

Está llorando, tiene miedo y hambre observó AFP en Oscar que acababa de cruzar el Río Grande desde México hasta Texas. Iba en bote conducido por traficantes de personas.

Ver más: Dos niñas ecuatorianas lanzadas desde lo alto de valla fronteriza

Él desembarcó junto a otras familias migrantes que hicieron el mismo cruce del río.

Antes de partir, “mi mamá me dijo: ‘No vayas a llorar’. Pero yo lloré”, contó mientras de sus ojos se humedecían y una gota rodaba por su mejilla.

La madre de Oscar no tiene pareja. Perdió el empleo durante la pandemia. En estas circunstancias se desprendió de su único hijo. El niño espera reunirse con su tío, un pintor que vive en Los Ángeles.

Lo peor del viaje, relata, fueron las 12 horas que pasó en un tráiler repleto de migrantes cerca de la frontera con México. “Había calor y se empezaron a desmayar todos”, recuerda. También él, hasta que le dieron agua.

Pero todo su esfuerzo lo hace pensando en su futuro y en su madre. En Estados Unidos “voy a poder estudiar (…) Voy a aprender cómo hacer para traer a mi mamá”.

Difícil viaje por un sueño

Además de Oscar, más de 70 inmigrantes indocumentados cruzaron el Río Grande. Al menos 20 eran menores de edad no acompañados, según constató AFP.

Todos se entregaron a la Patrulla Fronteriza después de caminar más de un kilómetro entre arbustos y arena. Oscar tiene la esperanza de encontrarse con su tío unas semanas después de permanecer bajo el resguardo de la agencia federal.

Ver más: La campaña con acento latino para fomentar la vacunación

Las otras familias también esperan quedar en libertad tan pronto tengan una cita de asilo. Otras, tendrán que volver a sus países en caso de que la deportación proceda.

Escenas de cruce de la frontera se repiten a diario en Río Grande. Todos tienen la esperanza de dejar atrás un país de dificultades, pero unos pocos son los que logran el anhelado camino de los “soñadores” en Estados Unidos.

Video: Presidente Joe Biden firma órdenes ejecutivas de inmigración