Rate this post

Reino Unido.- La familia de Meghan Markle parece no tener freno. La duquesa de Sussex está a pocos días de dar a luz a su primer bebé, pero parece que eso no ha frenado a su familia, quien la ha traicionado de nuevo… y por dinero.

 

En esta ocasión no se trata de su padre, Thomas, o de su hermanastra, Samantha, quienes desde antes de casarse con el príncipe Harry han destacado por dar entrevistas a la prensa, de atacarla o revelar detalles de su vida personal.

 

Un nuevo protagonista

Ahora ha sido Joseph Johnson, hermanastro de Doria Ragland, la madre de Markle, con quien esta no guarda relación. De hecho, ni siquiera fue invitado a su boda con el príncipe Harry el pasado mayo.

 

Johnson decidió vender al Daily Mail un álbum de 30 fotos de la infancia de Meghan, que incluye prácticamente su primera foto: ella cuando aún era un bebé con la pulsera de identificación del hospital.

 

“Creo que este es un buen momento para que el mundo vea el otro lado de la familia de Meghan, el lado positivo, y para que ellos formen parte de su historia”, declaró Johnson, justificando a mostrar “una parte positiva” de la infancia de Meghan.

 

Las fotos del recuerdo

Entre las imágenes, destacan las que serían las primeras fotografías de la hoy duquesa a unas pocas horas de haber llegado al mundo, el 4 de agosto de 1981. En otra imagen se ve a Doria Ragland sosteniendo en sus brazos a la recién nacida, quien todavía lleva puesto el brazalete de identificación de un hospital en Los Ángeles.

 

Otra foto muestra a su abuela materna, Jeanette Johnson, otra de las mujeres que más la influenciaron, al igual que su madre.

 

Este hecho significa otro duro golpe a la privacidad de la duquesa de Sussex, quien intenta guardar su intimidad lejos de los focos de los medios.

 

Tanto así que la semana pasada, los duques de Sussex anunciaron a través de un comunicado en su nueva cuenta de Instagram que el nacimiento de su hijo será “privado” y que no habrá fotos con el bebé. Todo un contraste con los nacimientos de los tres hijos de los duques de Cambridge, cuyos bebés fueron mostrados al público casi inmediatamente.

 

“Sus Altezas Reales han tomado la decisión personal de mantener los planes alrededor de la llegada del bebé en privado. El duque y la duquesa ansían poder compartir la noticia una vez que hayan tenido la oportunidad de celebrar en privado”, indicaron desde Buckingham (Cortesía Vanidades)