Rate this post

Georgia – Estados Unidos.- Con el lema de “sí se puede si lo queremos hacer“ inicia la historia del mexicano Roberto Correa, quien después de mucho trabajo, esfuerzo y dedicación hoy es el propietario y fundador del popular restaurante Beto´s Tacos, ubicado en Suwanee.

En medio del ajetreo diario de la cocina, Correa recuerda sus inicios en el mundo de la gastronomía en Estados Unidos, hace ya 30 años, y asegura que “todos tenemos las mismas oportunidades… Simplemente tienes que tomar el riesgo de las cosas, pero a veces, cuando estamos en la zona de confort, no queremos tomar esa chanz”.

El exitoso mexicano que pasó de vender 50 tacos a 12mil en un día y hoy por hoy atiende eventos de hasta 25mil personas, ejemplifica la zona de confort en la consecución de los sueños de cada persona, en su caso, hace muchos años cuando decidió aventurarse a una vida nueva en EE.UU, comenzó ganando 7.25 dolares la hora, pero él no se quedo ahí, su norte era otro.

“A veces pienso: que hubiera pasado de mí si me hubiera quedado con mis 7.25, pensando: estoy bien aquí, con mis 7.25 (…) Los primeros cuatro días que llegué a Estados Unidos vi que no era tan fácil. Tuve que lavar carros para poder comer. Mi tío trabajaba en una tienda hispana en la carnicería y allí había una pequeña cocina. Vi cómo se preparaba la comida mexicana, les ayudaba a cortar cebolla, empecé a notar que eso era lo que me gustaba, me empezaban a dar más horas y tiempo. Ganaba entonces 7.25 la hora y las personas que eran propietarios vendieron el negocio”, expresó.

Beto´s Tacos, cuyo lema es Authentic Mexican Street Tacos, es un popular restaurante que ofrece exquisiteces de la comida popular mexicana, muchos de los platos son  ideados por Roberto.

“¡No somos los únicos, pero sí los más sabrosos!”, es el mensaje del restaurante en su portal web.

El emigrante mexicano inició hace 30 años en el área de gastronomía, consiguiendo un trabajo un casino pequeño en Las Vegas. Tabajó en la cocina del establecimiento durante un año, cortó verduras y aprovechó la oportunidad para aprender de los chefs, quienes le exigían entre otras cosas memorizar los nombres de todos los productos de la cocina según lo escrito en las etiquetas.

Roberto no manejaba bien el ingles y en Las Vegas habían pocos hispano, él prácticamente era el único que trabajaba en una gran cocina.

“Alguno de los compañeros me dijo que había otro team que estaba buscando cocinero y que podía ganar allá un poco más, 10 dólares la hora.
Afortunadamente me dieron el trabajo y de allí comenzó a cambiar mi vida. El jefe de la cocina me dijo que tenía que aprender inglés y estudiar para salir adelante, que el dinero vendría después y que él me iba a dar la oportunidad de hacerlo. Yo sé qué compañía te puede pagar para que tú vayas a la escuela, me da mucha pena que te vayas, pero te voy a recomendar con otro chef para que él te apoye y vayas a la escuela”, recuerda el mexicano.

Tal y como se lo habían prometido el salario, la educación y la preparación mejoraron… Todo cambió.

“Comencé a trabajar y aprender en la escuela cada vez más. Tuve la oportunidad de ser supervisor en la cocina y luego chef”.

Ya con estudios, regresó a  México y montó un restaurante, pero no se sentía feliz. Así que empacó otra vez y retornó a Estados Unidos, volvió a recorrer el camino andando hasta ser de nuevo el chef de una cocina y posteriormente chef ejecutivo.

Cargado de ilusiones, abrió su  compañía de catering en una  camioneta en sus días libres. Muchas personas que degustaban sus platos, le sugirieron abrir un restaurante propio.

“Tus tacos a la gente le gustan, me decían. Comencé a involucrarme en diversos festivales y entrar en el mercado americano, y hoy estamos ya a otro nivel. Ha sido un sueño grandísimo desde el primer día que abrimos el restaurante, a la gente le gusta el lugar. Beto´s Tacos me ha hecho muy feliz en muchos aspectos”, puntualizó el hombre.

Hoy el sueño de Roberto Correa, es que toda la gente de su staff pueda tener un Beto´s Tacos.

“Los sacrificios que hacen todos los días para que nuestros clientes tengan su recompensa, merece que también cumplan sus sueños…”, advierte.