Rate this post

Londres – Inglaterra.- Reino Unido repitió, este sábado, que está dispuesto a tomar medidas “contundentes”, si Irán no libera al buque británico que los Guardianes de la Revolución capturaron, durante este viernes, en el Estrecho de Ormuz.

 

Al referirse al incidente, Jeremy Hunt, secretario de Relaciones Exteriores, aseguró que la República Islámica podría estar “eligiendo un camino peligroso, de comportamiento ilegal y desestabilizador”.

 

El jefe de la diplomacia británica agregó que el gobierno de la primera ministra (en funciones), Theresa May, podría brindar una respuesta “considerada, pero contundente”.

 

La noche del viernes, el Ejecutivo de May convocó a una reunión de emergencia, en la que participaron funcionarios encargados de la seguridad nacional.

 

Ante las posibles acciones de Reino Unido, un portavoz del Consejo de Guardianes de Irán, aseguró, este sábado, que la retención del petrolero Stena Impero, por parte de oficiales de la nación persa, es una reacción de Teherán a la captura, en Gibraltar, de una embarcación que transportaba petróleo iraní.

 

En su declaración, el vocero se refería al Grace 1, un tanquero de bandera panameña, que permanece bajo custodia de las autoridades británicas, desde el pasado 04 de julio.

 

Reino Unido intenta determinar si los dos millones de barriles de crudo que eran trasladados en el buque irían a parar a Siria, en una clara violación de las sanciones que han sido impuestas por la Unión Europea al país árabe.