Rate this post

Estocolmo – Suecia.- Este martes la fiscal jefe adjunta de Suecia, Eva-Marie Persson , anunció que las autoridades de su país han decidido archivar la investigación de violación contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Persson, manifestó que la decisión tomada por las autoridades suecas se debe a que “la evidencia se ha debilitado considerablemente debido al largo periodo de tiempo que ha transcurrido desde los eventos en cuestión”.

“Me gustaría enfatizar que la parte lesionada ha presentado una versión creíble y confiable de los hechos. Sus declaraciones han sido coherentes, extensas y detalladas; sin embargo, mi evaluación general es que la situación probatoria se ha debilitado tanto que ya no hay ninguna razón para continuar la investigación”, expresó Persson.

A juicio de la fiscal, el tiempo ha tenido un impacto importante en el caso y explicó que incluso mantener ahora una entrevista más con Julian Assange no cambiaría significativamente el balance de evidencia en el caso de violación. “La evidencia no es lo suficientemente fuerte como para presentar una acusación”, agregó.

La investigación contra Assange se reabrió en mayo de 2019 después de que las autoridades suecas decidieran suspenderla en 2017. Según datos ofrecidos por la Fiscalía Sueca, durante el verano 2019 la investigación avanzó y se realizaron siete entrevistas con testigos.

La de violación fue una de las cuatro acusaciones de agresión sexual que el australiano enfrentó después de visitar Suecia en agosto de 2010. En agosto de 2015, el plazo de prescripción de tres de las cuatro acusaciones expiró.

Assange quien permanece detenido en la prisión de Belmarsh en Londres, ha negado reiteradas veces las acusaciones de agresión sexual realizadas en su contra.

Ante la decisión de Suecia de archivar la investigación por violación contra Julian Assange , el editor en jefe de Wikileaks, Kristinn Hrafnsson, dijo a través de Twitter: “Centrémonos ahora en las amenazas que Assange ha estado advirtiendo durante años: el enjuiciamiento beligerante de Estados Unidos y la amenaza que posa para la Primera Enmienda”.