miércoles, junio 29, 2022

La cocina mexicana roba cámara en Estados Unidos

De acuerdo a una encuesta realizada por la Asociación Nacional de Restaurantes (NRA), en Estados Unidos la comida mexicana es la tercera favorita de los comensales, después de la italiana (aunque en realidad se refiere a las pizzas) en segundo sitio, y de las especialidades de cocina americana que van a la delantera. Las hamburguesas, por si a alguien le surge la duda, quedaron en el cuarto lugar.

La directora de comunicación de investigaciones de la NRA, Annika Stensson, atribuye esta predilección a que “los americanos están más dispuestos a probar nuevas comidas, de lo que estaban hace diez años”, una apertura que se ha hecho extensiva a otras cocinas consideradas étnicas, como la china y la japonesa.

Además, a diferencia de otras gastronomías, la mexicana guarda una relación con Estados Unidos más estrecha por la cercanía geográfica. En los estados fronterizos como Texas o California en los que hay más restaurantes de comida mexicana, también vive un mayor número de mexicanos que hacen que el intercambio de ingredientes y sabores de un país a otro ocurra más naturalmente.

En temas de diversidad y sabores, la mexicana es una cocina que se defiende sola. Hay varias “piezas de resistencia” en su acervo que ayudan a su popularidad: platillos que van desde los coloridos moles (con sus sabores dulces, terrosos, picantes y complejos), hasta reconfortantes potajes como el pozole, ese caldo preparado con granos de maíz (tradicionalmente, maíz cacahuazintle) que puede comerse igual en una cena o como uno de esos remedios infalibles contra la resaca.

Otra buena razón para incorporar en la dieta a la comida mexicana es su versatilidad, pues puede ser tan ligera —pongamos a la ensalada de nopales, con tomate y cebolla como mejor ejemplo— o tan indulgente como uno quiera. En el camino hay diversos platos preparados con masa de maíz (sopes, huaraches, flautas), entrepanes y guisos, de modo que no hay necesidad de repetir plato en una semana.
Además, la comida mexicana también es nutritiva. Sus ingredientes básicos combinados entre sí conforman una sólida fuente de nutrientes: los granos de maíz, por ejemplo, combinados con leguminosas como los frijoles, constituyen un importante aporte proteico.

Por último, aunque no menos importante, uno de los grandes sazonadores de la cocina mexicana es el componente cultural. A través de su comida los mexicanos dan la bienvenida, dicen gracias, celebran las alegrías y sobrellevan las penas. De ahí, que muchos de los platos que conforman su gastronomía hayan nacido del ánimo de compartir.

Artículos Relacionados

85,654FansMe gusta
3,941SeguidoresSeguir
1,198SeguidoresSeguir
661SeguidoresSeguir
4,950SuscriptoresSuscribirte
0
0
0
0