Rate this post

Managua – Nicaragua.- En medio de una ola de represión generada por el gobierno de Daniel Ortega en contra de los opositores que se mantienen en huelga de hambre en las iglesias católicas de la ciudad, exigiendo la liberación de 139 “presos políticos”, la violencia llegó a los templos.

La iglesia San Miguel de Masaya y la Catedral de Managua, espacios donde un grupo de opositores a Ortega se encuentran realizando la protesta en el marco de la campaña “Navidad sin presos políticos”, se mantienen rodeadas por fuerzas policiales, sin embargo eso no fue impedimento para que grupos pro gobierno asediaran la Catedral.

“Grupos violentos afines al gobierno han ingresado y tomado el control de la Catedral de Managua. Al ser increpados por el padre Rodolfo López y sor Arelis Guzmán, estas personas respondieron con violencia contra los religiosos”, dijo la Arquidiócesis, que preside el cardenal Leopoldo Brenes.

En el comunicado, la Arquidiócesis también detalló que los violentos rompieron los candados del campanario y otros sitios de la catedral. Brene condenó el ataque a la iglesia y consideró que lo ocurrido es una “profanación”.

“Hago un llamado al presidente Ortega a respetar los templos católicos”, expresó la autoridad religiosa.

La represión se produjo después que Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), anunciara nuevas acciones de presión contra el gobierno en el marco de la campaña “Navidad sin presos políticos”, las mismas contemplan “protestas rápidas, manifestaciones, huelgas de hambre simultáneas y un paro nacional que coordinarán con la empresa privada”, afirmó Félix Maradiaga, uno de los dirigentes de la coalición.

Es valido recordar que el pasado jueves, once mujeres iniciaron una huelga de hambre en la iglesia San Miguel de Masaya para exigir la liberación de los opositores presos, desde ese momento las autoridades mantienen sitiada la parroquia e incluso han cortado el servicio de agua.

En la Catedral de Managua, otras nueve mujeres iniciaron la huelga de hambre este lunes.