Rate this post

Charlottesville – Estados Unidos.- Inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos continúan siendo víctimas de las altas multas impuestas por la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

En muchos casos estas multas son «impagables», así las califican los indocumentados. El caso más reciente de una exorbitante multa impuesta por ICE, es el de la señora María Chavalan Sut, ella es de origen guatemalteco y actualmente vive en una iglesia de Charlottesville, la multa que ella debe pagar es de $214,132.

Chavalan Sut, por encontrarse refugiada en una iglesia no puede trabajar, lo que hace que pagar la multa le sea prácticamente imposible, aunque esa cantidad es menor a otros castigos monetarios contra inmigrantes reportados, como uno de $500,000 dólares.

La inmigrante guatemalteca tiene 30 días para responder al aviso de intención de multa que le llegó esta semana.

Chavalan Sut tiene antecedentes penales y se refugió en la iglesia hace nueve meses después de que ICE dijera que sería deportada tras una cita perdida en la corte.

Entre los aspectos que contiene el documento enviado por ICE resalta las fechas en que el Departamento de Seguridad Nacional emitió la fecha final de deportación; el día que ICE pidió a la persona que presentara su itinerario de partida y cuándo el inmigrante incumplió su salida del país.