Rate this post

Washington – Estados  Unidos.- Tener escasos recursos económicos sería una razón para que sea negada la residencia legal permanente en Estados Unidos, según una nueva regla de inmigración anunciada este lunes por el gobierno de Donald Trump.

La norma entraría en vigencia en octubre y rechazaría las solicitudes de visas temporales o permanentes, solo por no cumplir con estándares de ingresos, recibir asistencia social, cupones de alimentos, vivienda pública o Medicaid.

La medida, publicada en el Registro Federal e impulsada por Stephen Miller, consejero superior y asistente principal antiinmigrante del presidente Donald Trump, busca garantizar que las personas inmigrantes que residan en Estados Unidos sean “autosuficientes” para satisfacer sus necesidades básicas. “Que dependen de sus propias capacidades, así como de los recursos de los miembros de la familia, patrocinadores y organizaciones privadas», se lee en el aviso.

La nueva regla nace de la Ley de Inmigración de 1882, que permite al gobierno denegar una visa a cualquier persona que pueda convertirse en una «carga pública».

Esta sería una de las medidas más drásticas de la Administración Trump contra la inmigración legal. Expertos aseguran que el gobierno quiere, de esta manera, cambiar la ley sin pasar por el Congreso.

Más de la mitad de las solicitudes serán negadas, según estimación del Instituto de Política de Migración.

Los solicitantes ahora deberán mostrar niveles más altos de ingresos para obtener una visa, y la regla amplía en gran medida, a la lista de beneficios del gobierno que los descalificaría para obtener la residencia en Estados Unidos.