Rate this post

Washington – EE.UU.- El subcomité de Derechos y Libertades Civiles de la Cámara de Representantes recibió este miércoles la comparecencia de la guatemalteca, Yazmín Juárez, quien presentó su testimonio de cómo perdió a su hija Mariee, de 21 meses, tras ser víctima de la deficiente asistencia médica y la falta de tratamiento adecuado durante el tiempo que permaneció en custodia del Servicio de Inmigración y Aduanas. Juárez aseguró que su hija llegó a EE.UU. sana y que fue en el centro de detención donde contrajo una infección.

 

La mujer relató cómo llegó junto a su hija en abril de 2018 a EE.UU. con el sueño de «construir una vida mejor y más segura» para ambas, sin embargo eso no sucedió pues durante el tiempo que permanecieron en custodia del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en un centro de detención en Dilley, Texas, la niña se enfermó y se fue complicando poco a poco por la negligencia de los médicos que la atendieron, aseguró que fue justo cuando su hija estaba grave que las autoridades decidieron liberarlas pero días después la niña falleció.

 

Al respecto la representante, Debbie Wasserman Schultz, expresó que situaciones como la relatada por Juárez son «inaceptable» y al igual que varios de los presentes en la sala del subcomité, lamentó la muerte de la niña, entre ellos la congresista demócrata, Ayana Pressley, quien expresó «No te olvidaremos ni a ti ni a Mariee».

 

Tras la muerte de Mariee, se supo que por lo menos seis menores de edad más, también provenientes de Guatemala, fallecieron por falta de cuidados médicos mientras permanecieron en custodia de autoridades fronterizas o días después de su liberación.

 

Por su parte los funcionarios han expresado al respecto que “las instituciones insisten en la existencia de una crisis humanitaria en la frontera y que sus instalaciones están sobrepasadas en su capacidad de alojamiento”.