Rate this post

Buenos Aires – Argentina.- Pese a sus diferencias, han mantenido las formas. El presidente argentino, Mauricio Macri, y su sucesor, el peronista Alberto Fernández, desayunaron, este lunes, en la Casa Rosada, sede del poder Ejecutivo de Argentina.

 

El encuentro, descrito como “cordial” por voceros del mandatario electo, ha servido para marcar el inicio de una transición que se concretará con la entrega del poder, el venidero 10 de diciembre. A la cabeza de esas gestiones estará Santiago Cafiero, ex viceministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires y posible Jefe de Gabinete de Alberto Fernández.

 

Durante la reunión también se acordaron medidas económicas, que tienen como objetivo proteger el peso argentino y las reservas, en divisas, del Banco Central. La más notoria de ellas fue la oficialización de un control cambiario, que reduce drásticamente la capacidad de los ciudadanos para tener acceso al dólar estadounidense.

 

Hasta el pasado domingo, los compradores podían adquirir 10.000 dólares por mes. Sin embargo, esa cifra fue rebajada hasta un máximo de 200 dólares, cada 30 días. La decisión hizo caer la tasa oficial desde los 65 hasta los 64 pesos por dólar. Mientras tanto, el dólar del marcado paralelo, que en Argentina se conoce como “blue”, trepó hasta los 85 pesos para estabilizarse, poco después, en los 73 pesos por dólar.