Rate this post

Washington – Estados Unidos.- La polémica siempre rodea a la Administración Trump y esta vez ha llegado a un terreno no transitado: el de los animales en peligro de extinción.

El gobierno anunció cambios que se traducirán en “mejoras” en la Ley de Especies en Peligro (ESA) para “aumentar la transparencia y efectividad” y tener una normativa actualizada.

Pero, grupos ecologistas no piensan igual. Temen que se debilita el amparo a animales y plantas en peligro de extinción.

“La efectividad de la ley descansa en una aplicación clara, consistente y eficiente”, aseguró en un comunicado el secretario de Interior, David Bernhardt.

Medios especializados reportan que esta nueva norma complica la consideración de los efectos del cambio climático para determinar qué especies merecen protección, pero sí se incluye factores económicos en la toma de decisiones.

Incluso, activistas avizoran que los cambios en la Ley de Especies en Peligro, faciliten el ejercicio de la minería y la extracción de petróleo y gas en zonas donde habitan especies protegidas.

“Los cambios, que podrían conducir a la extinción de cientos de animales y plantas, son ilegales y serán desafiados en los tribunales”, advirtió el grupo ecologista Centro para la Diversidad Biológica de EE.UU. en un comunicado.

“La mariposa monarca o el glotón (también llamado carcayú)” podrían desaparecer, agregó el Centro para la Diversidad Biológica.