Rate this post

Brooklyn – Estados Unidos.- El jugador de los Brooklyn Nets, Kevin Durant, ha confesado que actualmente solo piensa en el futuro y en su pronta recuperación. Durante una entrevista, el alero se desinhibió y hasta se atrevió a confesar que en algunos momentos ha llegado a odiar todo lo que rodea a una estrena NBA.

“Algunos días odio la NBA. Odio el circo que la rodea (…) Odio cuando los jugadores de la NBA dejan que el negocio que rodea la NBA, la fama que lleva consigo el negocio, alteren su mentalidad con respecto al juego. A veces no me gusta estar alrededor de los ejecutivos y los políticos que vienen con este deporte. Odio eso”, manifestó el jugador de los Nets.

El alero recordó todas las etapas vividas por él en la NBA, y demostró el poco cariño que siente hacia los Thunder y hacia la gente de Oklahoma.

“Fue una sensación tóxica, venenosa, cuando entré en esa cancha. ¿Y es sólo la organización la que estaba enfadada conmigo? ¿Así va a ser esto? ¿Sólo porque dejé el equipo? Nunca volveré a vincularme a esa ciudad. Quise volver y ser parte de esa comunidad, pero ya no confío en nadie allí. No he hablado con nadie de la organización”, manifestó Durant, quien explicó que tras marcharse a los Warriors en Oklahoma le regalaron insultos y amenazas.

Con relación a los Warriors, Kevin Durant indicó que decidió marcharse porque nunca se sintió totalmente integrado al equipo: “Llegue queriendo ser parte del grupo, de la familia, pero nunca seré uno de ellos. No me draftearon allí. Steph lo fue, Klay Thompson lo fue, Draymond Green lo fue, Andre Iguodala ganó las primeras Finales… Y el resto de jugadores rehabilitaron sus carreras allí. ¿Y yo? Mierda, ¿cómo me iban a rehabilitar a mí? ¿Qué me iban a enseñar? ¿Cómo podían alterar mi baloncesto? Yo ya había sido MVP y máximo anotador de la liga”, puntualizó durante la entrevista.