Rate this post

Pekín – China.- Decenas de miles de personas marcharon, este domingo, por varias de las principales avenidas del centro de Hon Kong. Ni las prohibiciones policiales ni la fuerte lluvia que se registró durante la jornada pudieron detener la movilización, que fue bautizada como la protesta de “los manifestantes pacíficos, pensantes y no violentos”.

 

La actividad, que según sus organizadores contó con la presencia de 1.7 millones de participantes, siguió el hilo de las acciones de calle que comenzaron en junio, con la intención de rechazar un polémico proyecto de ley que, a decir de sus críticos, permitiría a las autoridades hongkonesas detener a disidentes del régimen chino y extraditarlos a ese país.

 

Dado que Hong Kong es una de las dos regiones administrativas especiales que existen en China, su territorio suele ser empleado como refugio, por activistas que se oponen al gobierno comunista, encabezado por el presidente Xi Jinping.

 

La acción de calle, que representó la décimo primera movilización de la ciudadanía hongkonesa, desde el inicio de las protestas, también permitió reivindicar otras demandas como la amnistía para manifestantes detenidos, la derogación del término “revueltas” y la instauración del sufragio universal efectivo.

 

A diferencia de otras jornadas, que han terminado en violentos choques entre los protestantes y las fuerzas del orden, la de este domingo concluyó sin disturbios ni destrozos.