Rate this post

Buenos Aires – Argentina.- Una victoria que desestabilizó los mercados. El triunfo del peronismo el domingo en las primaras de Argentina, puso en rojo a la economía del país al desatar las caídas históricas de la moneda (peso) y del principal índice de la bolsa del país, Merval.

El peso se devaluó 25% frente al dólar mientras que en 48 por ciento cayó el índice de Merval.

Eso significó la segunda derrota más grande de un día en cualquiera de las 94 bolsas de valores rastreadas por Bloomberg desde 1950, precisó El Financiero.

«El mercado no se cae, se derrite», decía poco antes de la apertura un operador de la plaza bursátil.

El triunfo en las primarias deja como virtual presidente, a falta de que se realicen las elecciones en octubre, a Alberto Fernández y como vicepresidenta a la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner.

El actual jefe de Estado, Mauricio Macri, sufrió una dura derrota en su aspiración por repetir en el cargo. Tan solo consiguió el 32% de los votos, mientras que su adversario alcanzó 47%, pese a que una encuesta revelada por el Gobierno anticipaba un empate en las primarias y una victoria ajustada en octubre.

La medición hizo reaccionar en alza al mercado de valores, pero el anuncio de los resultados de las primarias echó a tierra todos los indicadores.

Macri admitió el revés pero no asumió responsabilidades. “Esto es una muestra de que la alternativa a nuestro gobierno carece de credibilidad, el kirchnerismo debe hacer autocrítica”.

“Lo de hoy es una muestra de lo que va a pasar” si gobierna Alberto Fernández, presagió el gobernante.

Pero para Alberto Fernández, los mercados reaccionaron mal cuando “se dieron cuenta de que fueron estafados. El Gobierno los condujo a este estado de cosas con los bonos que emitieron».

Axel Kicillof, antiguo ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner y prácticamente seguro nuevo gobernador de Buenos Aires (ganó las primarias con casi 50% de los votos), pidió  a Macri actuar “con mucha responsabilidad de acá a diciembre” cuando comenzará un nuevo período presidencial.

La inflación en Argentina (50%) es una de las más altas del mundo y un nuevo desplome del peso solo puede agravarla. Existe temor en los mercados, sobre todo, en la transición hasta un muy seguro cambio de gobierno.