Rate this post

EE.UU.- La guerra se ha iniciado: las princesas y superhéroes de Disney se han lanzado a la conquista del universo de streaming con una plataforma dotada de un amplísimo catálogo, pero ¿será suficiente para amenazar la supremacía de Netflix?

 

“Disney+” hará su esperado debut en noviembre en Estados Unidos, antes de un lanzamiento gradual en otras partes del mundo.

 

A 6,99 dólares al mes, precio que permitirá acceder a todos los clásicos de Disney, las películas de “La guerra de las galaxias” o los éxitos de taquilla de los héroes de Marvel, cuesta dos dólares menos que la suscripción básica de Netflix, de 8,99 dólares. O casi la mitad de los 12,99 dólares de la tarifa multipantalla del gigante del streaming.

 

El menú de Disney+ incluye películas animadas de Pixar, documentales de National Geographic y programas de Fox, de los que Disney ha comprado buena parte, incluyendo la tradicional “Los Simpson”. La firma que hizo nacer a Mickey Mouse también ha prometido programas exclusivos para atraer los espectadores.

 

Frente a Netflix, Amazon y, pronto, Apple, Disney muestra que no tiene intención de dar cuartel, dicen los analistas.

 

El mercado ha reaccionado positivamente, impulsando las acciones de Disney un 11,54% en la mejor sesión de una década el viernes, y en su nivel más alto de su historia en Wall Street.

 

“La mayor sorpresa, (es) el precio: 6,99 dólares, muy por debajo de lo que muchos esperaban”, dice Alan Wolk, de la consultora de TVREV, especializada en el sector.

 

 Para la familia

“También es un servicio sin publicidad, lo que fue inesperado, porque podíamos haber creído que propondrían un modelo híbrido, con opciones para incluir o no anuncios, como Hulu”, una plataforma de Disney, continúa Wolk.

 

En cuanto al catálogo, “es exactamente lo que podemos esperar de Disney y atraerá a familias y niños”, dice, lo que también permitirá a la compañía reorientar el posicionamiento de Hulu hacia una audiencia más adulta.

 

Disney+ espera tener entre 60 y 90 millones de suscriptores dentro de cinco años, pero algunos analistas creen que con el tiempo podría superar los 140 millones de suscriptores de Netflix.

 

Al observar también el precio moderado de Disney+, Neil Macker, analista de Morningstar, piensa que “incluso si está menos desarrollado que el de Netflix, el catálogo de Disney+ será mejor en términos de calidad”.

 

Con una oferta de este tipo, “incomparable”, el nuevo servicio “podría cambiar el juego en un mercado de streaming en rápida evolución”, señala Tuna Amobi, analista de CFRA Research.

 

Especialmente, dice, porque Disney ha planteado la posibilidad de ofrecer un paquete que incluya Disney+, ESPN+ (deportes) y Hulu.

 

Puja por la audiencia

Para Laura Martin, analista de Needham & Co, “Netflix no puede ganar” la batalla, considerando el precio y el catálogo propuesto por Disney+.

 

Según sondeos, los consumidores en Estados Unidos planean suscribirse a dos o tres servicios de video en línea, lo que significa que Disney+ debilitará a Netflix, explicó.

 

Sin embargo, algunos especialistas del sector creen que puede ser más difícil de lo esperado luchar contra los grupos tecnológicos, en general más ágiles que los tradicionales como Disney.

 

Una posible preocupación para Disney, señala Richard Greenfield (BTIG Research), es que debe esperar un cierto tiempo después del lanzamiento de sus películas en cines, a diferencia de Netflix, que escapa a la cronología de la difusión tradicional.

 

También tendrá que decidir si quitará sus productos de todas las plataformas de la competencia, mientras que algunos contratos de distribución aún están en curso.

 

En 2017, al anunciar su proyecto en streaming, Disney había dicho que terminaría su asociación de distribución con Netflix para sus nuevas producciones a partir de 2019.

 

Para John Meyer, del fondo de inversión Transpire Ventures, Netflix mantendría la ventaja durante algún tiempo.

 

Disney, señala, podría “crear un pequeño nicho (de mercado)” en las familias y los jóvenes espectadores, pero esto no representa una amenaza seria para Netflix por ahora porque su fuerza reside en su conocimiento muy fino de los gustos de los consumidores.

 

“Es un grupo de tecnología y la información que obtienen de sus millones de suscriptores les da un poder tremendo, lo que les ayuda a diseñar contenido original para complacerlos”, dice Meyer (Cortesía AFP)